Dos ex ministros laboristas crean un movimiento contra el euro

Proeuropeos pero con la libra, y no el euro, en el bolsillo. Así se presentaron ayer en sociedad los miembros de Nueva Europa, un movimiento político nacido en el Reino Unido al calor del debate sobre la moneda única europea. Su fundador, David Owen, es un antiguo ministro laborista de Exteriores. Su brazo derecho es Dennis Healey, titular de Finanzas en otro gobierno del mismo signo. Arropados por varios empresarios de prestigio, ambos desean evitar ahora la formación de los "Estados Unidos de Europa". Para lograrlo, están dispuestos a colaborar con los antieuropeos más radicales del país.Veterano campeón de la Europa unida, Owen pretende fomentar un debate nacional sobre las supuestas virtudes del euro. En su opinión, rechazar los nuevos caudales europeos no significa apartarse de la UE. "El mercado único es una buena idea, pero no así deshacerse de las monedas nacionales. Las repercusiones de un posible conflicto con un tercer país podrían afectar incluso a la defensa o las relaciones exteriores británicas", advierte.

Abogado de la independencia del Reino Unido, "que desea gobernarse por sí mismo sin ser arrastrado por el modelo de un Estado único", el movimiento fundado por Owen no dudará en acercarse a sus contrarios para defender su ideal. "De convocarse un referéndum sobre el euro, tal vez nos viéramos obligados a hacer causa común con grupos antieuropeos para preservar la libra". Healey, que precedió a Gordon Brown en el Ministerio de Finanzas laborista, tampoco cree que unificar la moneda de tantos países garantice el empleo o el crecimiento económico mismo.

"Euroescepticismo"

"Owen y Healey promueven un euroescepticismo socialmente aceptable porque no son de extrema derecha. El debate del euro, de todos modos, es de otra índole. Hay que sopesar las ventajas económicas de una moneda única fuerte, de la cual no podremos abstraernos", señalaba ayer Peter Riddell en el rotativo The Times. Nueva Europa no es el ala más recalcitrante del conservadurismo, venía a decir, "así que hará bien en comprobar primero si el Reino Unido encaja en la eurolandia que se avecina". Una veintena de asociaciones británicas, tanto políticas como ciudadanas, rechazan en estos momentos el euro.La presentación de Owen y los suyos ha coincidido con el endurecimiento de la postura conservadora ante el euro. Su líder, William Hague, ha encargado a una comisión interna especial que elabore un estudio sobre las ventajas de conservar la libra. Para darle aún más fuerza a sus palabras, ha decidido retirarse asimismo del comité que supervisará el cambio de moneda.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS