Benigni, premio al mejor actor en los BAFTA británicos

Roberto Benigni ignoró la etiqueta inglesa y gritó alborozado al escuchar su nombre entre los galardonados en la edición 51ª de los premios de cine de la Academia Británica, los prestigiosos BAFTA. "Mi primer premio en Inglaterra", exclamó anoche sin perder de vista la estatuilla dorada, "voy a explotar de alegría". Distanciándose de las votaciones de los Oscar, los miembros de la Academia británica negaron a La vida es bella el premio a la mejor película en lengua extranjera, pero homenajearon al actor y director italiano con un tributo incluso más árduo de conseguir.Un país que envía año tras año estrellas a Hollywood confió a Benigni el premio a la mejor interpretación masculina. Con Tom Hanks y Michael Caine entre los candidatos a esta categoría, la competencia fue ciertamente dura.

Shakespeare enamorado cosechó el premio a la mejor película, como ya hiciera durante la noche de los Oscar, y Elizabeth fue seleccionado como mejor filme británico. Su protagonista, la australiana Cate Blanche, superó a la máxima estrella de Hollywood del año, Gwyneth Paltrow, y concluyó la noche con la estatuilla a la mejor actriz por su papel de la soberana inglesa. Entre otros galardonados, Peter Weir destacó por su realización de El show de Truman, trabajo que ganó también en la categoría de guión original. Judi Dench y Geoffrey Rush despuntaron como mejores actores secundarios por sus respectivos papeles en Shakespeare enamorado.

La exclusión del filme de Benigni abrió el camino hacia el triunfo a la única candidatura española de los BAFTA, Carne trémula, de Pedro Almovodar. Los astros, sin embargo, dieron la espalda a esta adaptación libre de la novela de Ruth Rendell y la estatuilla por la mejor película extranjera viajó a Brasil. "Esta noche, la vida es bella para Estación Central", exclamaron los responsables de este trabajo avalado por la crítica londinense.

El público británico premió Love stock & Two smoking barrels, la sorpresa del año del cine independiente, y Michael Khunn recibió también uno de los máximos galardones en reconocimiento a su labor al frente de Polygram Film International.

Michael Caine entregó a Elizabeth Taylor el BAFTA de honor.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS