Pinochet se personará en la causa que instruye Garzón por genocidio, terrorismo y tortura

El general Augusto Pinochet ha adoptado en su residencia de Surrey (Reino Unido) la decisión de autorizar la personación de sus abogados en la causa sobre terrorismo, genocidio y tortura que instruye el juez Baltasar Garzón en la Audiencia Nacional desde primeros de julio de 1996. La decisión acoge positivamente las opiniones de varios abogados españoles que participaron en una reunión con el equipo de letrados chilenos y británicos el pasado viernes 4 de junio en Madrid. La idea, compartida por los abogados británicos, consiste en defender desde dentro del procedimiento que instruye el juez Garzón la falta de competencia jurisdiccional española en los delitos que se imputan al ex dictador.

Más información
"Embustes de los señores de España"

, La batalla, pues, será ahora en dos frentes: en el Reino Unido y en España. Hasta el momento, el general Pinochet y sus abogados chilenos y británicos eran reacios a emprender una defensa jurídica en el procedimiento español porque ello implicaba, de hecho, un reconocimiento de la jurisdicción española. El pasado viernes 4 de junio, el bufete de abogados Kingsley&Napley, que lleva la defensa de Pinochet en Londres, y los abogados chilenos del general se reunieron en Madrid con tres abogados españoles, Ernesto Díaz-Bastién, José María Stampa y Fernando Escardó. Los tres abogados españoles escucharon un amplio informe de sus colegas británicos, que estuvieron representados por el abogado Michael Caplan y por Clive Nicholls, quien actúa como barrister, el abogado con rango especial que presenta el caso en los tribunales. Fuentes jurídicas consultadas en Londres dijeron a este periódico que los letrados británicos ratificaron su confianza en ganar el caso y, por tanto, impedir la extradición de Pinochet a España. Sin embargo, habrían puntualizado que el proceso en Londres, por los múltiples recursos ante el Alto Tribunal de Justicia como ante la Cámara de los Lores, puede durar dos años y medio. Expresaron, asimismo, sus dudas sobre si era posible alguna acción en España. Hasta ahora, uno de los argumentos de dichos abogados contra la extradición es que en España no hay garantías de que se celebre un juicio justo e imparcial al ex dictador. El factor tiempo es, en este caso, crucial, pues Pinochet cumplirá el 25 de noviembre 84 años y porque algunos problemas de salud que arrastra (marcapasos en el corazón, diabetes, y otros) parecen verse agravados ahora con la depresión resultante de nueve meses de batallas jurídicas que, finalmente, han terminado en derrota en el aspecto fundamental, que es devolverle a Chile.Los abogados británicos y chilenos que combaten la entrega de Pinochet a España se venían preguntando, pues, si cabía alguna acción en España para lograr, en el terreno mismo del procedimiento de Chile, anular la petición de extradición tras una batalla contra la jurisdicción española sobre los delitos de tortura y conspiración para torturar, a partir del 8 de diciembre de 1988, que son los únicos que ahora se imputan a Pinochet.

Opinión unánime

La opinión de los tres abogados españoles ha sido unánime: la personación, el ejercicio del derecho de defensa, en el procedimiento de la Audiencia Nacional no significa el reconocimiento "político" y "jurídico" de jurisdicción por parte de Pinochet, pues lo que se pretende es combatir esa competencia jurisdiccional. Los letrados Stampa, Escardó y Díaz-Bastién opinaron que el general debe personarse en la causa cuanto antes y plantear todas las cuestiones previas en el contexto de la instrucción sumarial; esto es, la falta de competencia jurisdiccional española, prescripción de los delitos, y otros. Los tres opinaron, según fuentes jurídicas consultadas, que no existen obstáculos técnicos a la personación de Pinochet. El ejercicio de defensa está consagrado por la Constitución Española y por la ley de Enjuiciamiento Criminal. Aunque Pinochet no ha comparecido ante el juez Garzón, tampoco está prófugo o en situación de rebeldía, lo que podría invocarse en contra de su personación en la causa a través de abogado, puesto que permanece en Londres, bajo custodia policial, a la espera del resultado del juicio de extradición. Este juicio ha sido convocado para el 27 de septiembre por el magistrado del tribunal de Bow Street (Londres), Graham Parkinson. La idea sugerida al equipo chileno del general Pinochet consiste en formar un grupo de abogados compacto, entre los que estarían José María Stampa, Fernando Escardó y Ernesto Díaz-Bastién. El equipo aspira a una defensa técnica, centrando todo el debate en la jurisdicción de España. En las conversaciones preliminares de la reunión del 4 de junio se tomó contacto también, según fuentes jurídicas, con el abogado constitucionalista democristiano Óscar Alzaga, quien mantiene excelentes relaciones con algunos miembros de Gobierno de Chile, incluido el presidente Eduardo Frei. El letrado ha escrito diversos artículos en los que se ha pronunciado contra la jurisdicción española en este caso. Alzaga sigue muy de cerca el asunto.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS