Los pisos libres subieron dos millones de pesetas de media en el último año

El mercado inmobiliario en Euskadi se comportó de manera desigual durante el primer trimestre de 1999. Mientras el metro cuadrado de la vivienda nueva en el mercado libre descendió un 2% en relación al mismo periodo del año pasado y llegó a las 233.000 pesetas de media, el de los pisos usados subió un 14,5%, situándose en las 277.000 pesetas. Así, adquirir una vivienda de segunda mano en el País Vasco cuesta más que una nueva libre: 25,6 millones por 20,8 respectivamente.

En conjunto, un piso en el mercado libre (nuevo o usado) costaba en los primeros meses de este año 23,9 millones de pesetas de media, dos más que hace un año. Vitoria logró frenar la subida en el precio de las viviendas nuevas libres, pero San Sebastián y Bilbao no. Los datos corresponden al informe elaborado por el Instituto Vasco de Estudios e Investigación (Ikei) para el Departamento de Vivienda sobre el primer trimestre de este año. El estudio, confeccionado con los datos facilitados por los promotores y agencias inmobiliarias, resume las operaciones de venta y alquiler de pisos. Por territorios, el precio máximo del metro cuadrado de las viviendas libres correspondió a Guipúzcoa, con 251.000 pesetas (un 5,5% más que hace un año), por 242.000 pesetas de Álava (un 10% menos) y 225.000 de Vizcaya (3% menos). Traducido a millones de pesetas, las viviendas nuevas libres llegaron a los 20,8 millones. En el caso de Álava el precio fue de 21,3 (6,6% menos). Guipúzcoa se situó en 22,2 millones (9,9% más) y Vizcaya en 20,1 (5,2%). En la vivienda de segunda mano los precios se dispararon. En las tres provincias creció el precio una media de un 12,8%: Guipúzcoa continúa con los pisos más caros (36,4 millones, lo que supone un 9,3% más que en 1998). En Álava, costaban 31,4 millones (un 9,8% más) y en Vizcaya, 20,7 millones (un 12,5%). Respecto a las capitales, San Sebastián es la más cara: 36,2 millones hay que desembolsar por un piso nuevo libre y hasta 50,8 por uno de segunda mano. En Vitoria, una vivienda de nueva construcción costaba en el primer trimestre 27 millones y 32 millones una usada. Bilbao es la capital más barata: 22 millones se pagaban por un piso nuevo y 21 por uno usado. Los precios medios de las viviendas se calculan atendiendo al número de pisos de cada nivel, la localización de la oferta y la evolución de la superficie media de las viviendas. Por su parte, el metro cuadrado de las viviendas protegidas (destinadas a la población con más dificultades para económicas para acceder al mercado libre) ascendió a 110.000 pesetas (4.000 más que en 1998), promedio ponderado de las 121.000 pesetas por metro cuadrado de los pisos de protección oficial y las 89.000 de las sociales. Mientras, la renta media de alquiler libre de las viviendas particulares ofertadas en el ámbito del País Vasco llegó a las 91.000 pesetas mensuales (88.000 pesetas hace un año). En las tres capitales las rentas mensuales alcanzan un promedio de 99.000 pesetas. En Vitoria, se constata un aumento de un 6% frente a una disminución de un 4% en San Sebastián y de un 5% en Bilbao.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS