Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

A cumplir

Con la votación de los ciudadanos en los comicios de ayer, la responsabilidad del pueblo español y andaluz ha sido ejercida. De millones de actos individuales ha surgido la representación popular en ayuntamientos, diputaciones y Parlamento europeo, cumpliéndose la demanda realizada por los políticos de que los ciudadanos les otorgaran su confianza para gobernar. De forma que a partir de ahora son los candidatos electos y sus formaciones políticas los que tienen una deuda con los ciudadanos. Esa deuda es proporcional a la confianza otorgada y cada uno ha de cumplir aquello que ofreció a los andaluces. El PSOE tiene la obligación de aplicar las políticas locales de empleo que ha prometido en todos y cada uno de los pueblos en los que gobierna. IU ha de hacer factible lo que ha defendido como voto útil de la izquierda, que no es otra cosa que llegar a acuerdos en aquellos lugares donde existe una mayoría de progreso para que el gobierno municipal sea progresista. Y el PA tiene que aclararse sobre lo que quiere ser de mayor, porque eso de tener una novia en cada puerto parece que no da confianza a los andaluces. No obstante, si hay una formación política a la que tenga obligaciones que cumplir esa es el PP. Durante toda la campaña electoral los ministros se han paseado por Andalucía prometiendo inversiones de todo tipo. Aves, autovías, aeropuertos, puentes, teatros, bibliotecas, ayudas agrarias, etcétera, conforman la oferta del Gobierno de España y por extensión del PP en estos comicios. De ahí que ahora, justo finalizadas las votaciones, llegue el momento de empezar a exigir el cumplimiento de tantas promesas inversoras. Sobre todo, si tenemos en cuenta que, en los últimos tres años, el volumen de inversiones estatales en Andalucía ha decrecido en términos reales y se ha destinado fundamentalmente a gasto de defensa. Las demandas de los andaluces siguen siendo, entre otras: el reconocimiento de la población, el pago de la "deuda histórica", el aumento de las inversiones del Estado. Esta última es la que el PP ha prometido en su campaña electoral, así que ahora toca cumplir. Y esta vez, por favor, que no sea con el "sistema alemán".LUIS ÁNGEL HIERRO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS