El PP logra en Cádiz la mayoría más amplia de la democracia y el PSOE, el peor resultado desde 1979

Teófila Martínez (PP) consiguió ayer ampliar la mayoría absoluta de 1995. El escrutinio le ofrecía un equipo de 18 concejales con el 86% del escrutinio cerrado y dejaba al PP al borde de superar el resultado más importante del PSOE, que en 1983 consiguió el mismo número de concejales. En aquella ocasión, los socialistas, con Carlos Díaz a la cabeza tuvieron enfrente a nueve ediles de la Coalición Popular que integraban Alianza Popular, Partido Demócrata Popular y Unión Liberal. El PP pega un tirón importante y aumenta en tres el número de actas. Una comodísima mayoría.

Las dos grandes incógnitas de las elecciones en Cádiz capital, a tenor de lo que decían las encuestas, eran saber hasta dónde llegaría la mayoría absoluta del Partido Popular y si el Partido Andalucista lograba meter la cabeza en el Ayuntamiento, de la mano del ex concejal popular Julio Braña. Cádiz era, de hecho, una de las capitales que el PSOE daba prácticamente perdida de antemano. No obstante, el triunfo de Teófila Martínez abre una tercera duda: ¿se presentará la presidenta de los populares andaluces a competir con Manuel Chaves en la presidencia de la Junta? La alcaldesa ha dejado claro que su objetivo fundamental y su meta es seguir gobernando en Cádiz, no enfrentarse a Manuel Chaves. Pasadas las once de la noche de ayer, solamente el presidente provincial Antonio Sanz había valorado los datos, mostrando su satisfacción por el amplio respaldo alcanzado por la lista que, por segunda vez, ha encabezado Teófila Martínez, actual presidenta de los populares andaluces. Con más del 61% de los apoyos, el Partido Popular revalida el triunfo obtenido en 1995, aunque con una participación escasa: el 45% del cuerpo electoral, el índice más bajo de toda Andalucía, según los datos provisionales. Castigo socialista Por el contrario, los socialistas, con seis concejales, pierden un edil y obtienen el grupo municipal más reducido de los seis últimos comicios, con María de la O Jiménez como candidata. Lejos quedan ya para el PSOE las tres mayorías absolutas de Carlos Díaz, y ni siquiera el acuerdo electoral con el PDNI ha evitado la caída del voto. El resultado obtenido por los socialistas ha sido el más bajo desde 1979. En las urnas se ha materializado el castigo de las propias bases socialistas, que no han escondido su desagrado con la confección de la candidatura, que ha integrado a los ediles de Nueva Izquierda y a tres independientes, que habían sido colocados en puestos de teórica salida. Por otra parte, el PSOE tampoco ha podido rentabilizar el trabajo de oposición de su grupo, que ha sido inexistente. Hasta los seis primeros de la candidatura han sido relevados a lo largo del mandato corporativo que acaba de concluir. Los socialistas manejaban anoche un dato de consumo interno: la lista de Rosa Díez al Parlamento Europeo ha sido más votada que la de María de la O Jiménez al Ayuntamiento de Cádiz. Para Izquierda Unida, que registra la mayor pérdida de votos de todas las formaciones, el resultado de ayer -dos concejales, tres menos que en 1995- sitúa al grupo en los resultados de 1991, con sólo dos ediles. La fractura con el PDNI -tres de cuyos ediles se pasaron al grupo mixto tras ser expulsados y han capitalizado la oposición al Partido Popular- se ha traducido en un peor resultado. Vuelve el PA Por su parte los andalucistas regresan al Ayuntamiento de Cádiz con Julio Braña como candidato, el ex piloto de aviones de combate de la Marina, quien fue durante esta legislatura uno de los hombres fuertes del PP al frente de responsabilidades de gobierno como el Medio Ambiente, la delegación de Playas, la policía Local o el Tráfico. Braña abandonó esta formación política por discrepancias con Teófila Martínez y ahora, como independiente, ha llevado de nuevo al PA a la Plaza de San Juan de Dios. El Partido Andalucista confirma su carácter de partido guadiana: siempre ha tenido representación en legislaturas alternas. La diputación provincial seguía anoche en manos del PSOE, que incluso mejoraba sus resultados, con 11 diputados frente a los ocho del Partido Popular, los siete del PA -que será de nuevo la clave del gobierno provincial-, uno para Izquierda Unida, otro para Independientes Portuenses y uno para el Grupo Independiente Liberal (GIL), el partido de Jesús Gil y Gil, que irrumpe en la institución provincial.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS