Vázquez Montalbán cierra el Festival de Sitges con una lectura de Carvalho

Con la presentación de la compañía valenciana Albena Teatre (Besos) y la búlgara Credo (El abrigo), los recitales del francés Michel Hermon y del italiano Gianmaria Testa, y un monólogo del detective Pepe Carvalho, leído por su creador, Manuel Vázquez Montalbán, el Sitges Teatre Internacional despidió este fin de semana la 30ª edición de un festival que se ha caracterizado por su excesiva proximidad a la programación habitual de Barcelona en las producciones autóctonas y por el escaso fuelle de la presencia internacional. Besos, pieza de Carles Alberola y Robert García, juega con las letras de los cantantes Dyango, Camilo Sesto y José Luis Perales, a partir de las cuales construyen una comedia más o menos musical sobre amores y desamores. Carles Alberola confirma con Besos su talento para urdir conflictos tragicómicos con un humor inteligente y un excelente conocimiento no sólo de la carpintería teatral, sino también de los mejores recursos del teatro más innovador, que él oculta bajo una espesa capa de comercialidad entendida como deseo de llegar a un público amplio. Con las canciones y sus coreografías eurovisivas, Besos bucea en la memoria colectiva de los espectadores. Lo que resulta es un espectáculo divertido, fresco, ligerísimo, que hace reír con carcajada benéfica (catártica) ante las salidas del espléndido equipo de actores cómicos.

Deliciosa pieza

El pequeñísimo montaje de El abrigo, de Nikolái Gógol, es la última aportación internacional del festival. Dos payasos y una pequeña jaula como toda escenografía bastan para narrar la historia de un paupérrimo empleado de San Petersburgo que muere de pena cuando le roban su abrigo nuevo (para poder pagarlo ha tenido que ayunar) y acaba convertido en un fantasma que asalta a los incautos paseantes para robarles los abrigos. Interpretado en un castellano notablemente correcto, lo mejor de El abrigo es la pareja de payasos, como salidos de un libro de Astérix y Obélix, compuesta por Nina Dimitrova y Vassil Vassilev-Zuek, autores y directores, junto con Svetlozar Gagov, de esta deliciosa y minúscula pieza, poco más que una curiosidad escénica. Gianmaria Testa, cantautor italiano que hace virtud de la esencialidad de la música y de la poesía, dejó que su voz narrara, a últimas horas de la noche del sábado, las pequeñas historias cotidianas de sus letras. Antes, Michel Hermon había presentado Thank you Satan, con canciones de Léo Ferré, y ayer dio el último concierto del festival, Michel Hermon canta a Piaf. El escritor Manuel Vázquez Montalbán fue el encargado de echar definitivamente el cerrojo al festival. Lo hizo leyendo un monólogo, Antes de que el milenio nos separe, donde Pepe Carvalho protesta porque su creador lo va a hacer desaparecer. Vázquez Montalbán despidió asimismo el ciclo Palabra de autor, que desde hace siete años se celebra en el marco del festival impulsado por la Sociedad General de Autores (SGAE).

Sitges Teatre Internacional ha exhibido en esta edición 37 montajes, de danza, teatro y música.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS