Mayoría absoluta del PP en los grandes municipios de Castellón

En la provincia de Castellón destacan las nuevas mayorías absolutas en tres localidades de gran tamaño. El PP gobernará de forma holgada, a diferencia de lo ocurrido en la anterior legislatura, en Vila-real, La Vall d"Uixó y Vinaròs. Castellón, que ya la tenía, y Burriana, con una mayoría relativa, ofrecen un panorama de absoluto dominio popular en los cinco grandes municipios de la provincia. En las poblaciones importantes se registran bajas muy considerables de respaldo electoral a los socialistas y retrocesos de las otras fuerzas políticas de menor importancia. Entre las poblaciones de más de 20.000 habitantes los populares recuperan Vinaròs, perdido hace algo más de un año merced a una moción de censura, y completan su hegemonía en el resto. En Vila-real -la mayor localidad de Castellón en número de habitantes- se detecta un fuerte trasvase de votos socialistas hacia el PP. El empate técnico registrado hace cuatro años (9 concejales, tanto el PP como el PSOE) se ha decantado ahora hacia los populares, que marcan una fuerte distancia y renuevan a Manuel Vilanova como alcalde de esa localidad de la Plana Baixa. Los once concejales le permiten, tras los comicios de ayer, disponer de mayoría absoluta. El Bloc dobla el escaño que tenía; EUPV mantiene el suyo. Unión Valenciana desaparece del consistorio vilarrealense; su candidato era el presidente provincial del partido. En Burriana, el PP experimenta un ascenso a costa de la debacle del BNV, que ha visto reducir su representación de cuatro a dos concejales; sin embargo, éste será el único municipio mayor de 20.000 habitantes donde el PP no tendrá la mayoría absoluta. En La Vall d"Uixó el alcalde del PP, Vicent Aparici, obtiene la mayoría absoluta como resultado del naufragio socialista. Esquerra Unida mantiene sus tres escaños en el que fuera feudo comunista, justo después de la transición democrática. En casi dos décadas esta localidad ha pasado del Partido Comunista al PP, pasando por ocho años de gobierno municipal socialista. En Vinaròs la diputada al Congreso Olga Mulet, que encabezaba la candidatura socialista, no ha podido frenar el ascenso imparable del popular Jacinto Moliner, que se desquita así de la moción de censura que sufrió la pasada legislatura. Onda y Morella siguen siendo feudos socialistas. Ximo Puig, cabeza de lista autonómica, ha aumentado su ventaja en la capital de Els Ports. La sorpresa ha saltado en Almassora. Los independientes avanzan en Benicàssim y Vilafranca.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS