Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Mi problema no es de dinero

Ante lo publicado el día 11 en la página 62 de ese diario con el titular Un auto prohíbe la comercialización de los discos "El baúl de la Piquer", deseo, en primer lugar, felicitarle por el rigor informativo con que ha dado esa noticia, citando textualmente párrafos de la sentencia y requiriendo las opiniones de cuantos estamos implicados en ese asunto, si bien me veo en la necesidad de contestar a lo que en ese artículo argumenta el ex empleado de Emi Odeón José Manuel García Martín de la Plaza. Mire usted, señor García, mi problema, desde luego, no es de dinero. Quizás ese problema sea el suyo que ha visto, mediante la sentencia citada, desvanecerse un pingüe negocio, llevado a cabo con un método mucho más que discutible y con unos resultados técnicos de digitalización de las canciones de mi madre, en mi opinión, lamentable y nefasto. Luego, no es que no sea cierto, sino que es absolutamente mentira, que yo conseguí doblar el royalty de mi madre con la multinacional Emi y que, por ello, le acusé de haberme robado y engañado. Jamás le he acusado de haberme robado. Sí he dicho -y lo reafirmo- que me consideré engañada por usted cuando consiguió, como empleado de Emi Odeón, unas fotografías y unos discos de piedra que me fueron solicitados para un fin, habiéndosele dado otro, que ha sido la presentación de ese, en mi opinión, subproducto que Producciones El Delirio -y creo que también usted- han intentado vender con el título El baúl de la Piquer y que ahora, en virtud de la sentencia dictada por el Juzgado número 47 de Madrid, ha sido muy justamente decretada su retirada del mercado.

Por último, deseo instarle a que cese en publicar comentarios inciertos e injuriosos contra mí o contra mi madre porque, de otro modo, me veré abocada a iniciar las acciones judiciales correspondientes en defensa del recuerdo de mi madre, de su legado y, por supuesto, de mis derechos.-

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS