FÚTBOL 38ª y última jornada de Liga

Almendralejo: la fiesta del fútbol

Amaneció un clásico domingo estival extremeño. Ya se sabe: 40 grados y el cuerpo pidiendo sombra. Pero en Almendralejo el sol no tira para atrás, acostumbrados como está a faenar en la vendimia. A mediodía la gente se lanzó desafiante a la calle. Comenzaba la fiesta, como cada domingo. Cerca del bar Estadio dos individuos de rostros sonrosados mantenían con las palmas de sus manos un duelo desigual contra los goterones de sudor que caían de sus frentes. Eran los enviados especiales de Footbal Woord dispuestos a comprobar el origen de la leyenda azulgrana. No eran los únicos periodistas extranjeros acreditados. Un equipo de la televisión alemana entrevistaba a don Jesús, el cura del Extremadura. El sacerdote, envuelto en su inseparable sotana, asentía a las afirmaciones de su contertulio: un tipo pequeño que exhibía orgulloso los colores del Villarreal: "Padre, o ustedes o nosotros. Al Alavés, que le den", decía ante la mirada curiosa de don Jesús. "Pues eso, pienso yo también", replicó el cura. Desde tierras gallegas llegaron gentes de A Rua, la segunda patria chica del Extremadura. Su alcalde, José Solarate, fue nombrado socio de honor de la peña Juanito. En Nandi, Los Peques, Costa Verde, los bares del entorno del estadio, el olor de calamares y prueba de cerdo, se mezclaba con el sudor humano. Gritos convincentes: "Venceremos", los de la peña Paco Hora reivindicando que "quieran o no quieran seguiremos en Primera", y apoyados en un seiscientos teñido con los colores azulgrana, dos chicos anunciaban que tras el partido "se bañarían en bolas en la fuente del Riñón". "A qué esperar", espetó un cuarentón. Cada domingo hay algo más que fútbol en Almendralejo.

Más información
Condenados a la promoción

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS