Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Big Brother

El Gran Hermano Global se ha instalado según las pautas de una información de supermercado, lleno de estuches diversos repletos del mismo contenido. En el caso de la información que se nos transmite sobre Yugoslavia, ni siquiera funciona la elegancia social del estuche. El mismo estuche y el mismo contenido. Todas las destrucciones son serbias, y ni un comentario de paso sobre los destrozos causados por semanas y semanas de bombardeos de la OTAN. Bombardeos virtuales, al parecer. Todos cuantos bombardearon Yugoslavia desde diversos living-rooms (el de los cazabombarderos, el de los portaaviones o el de sus despachos y casas privadas) han sido exculpados. Han ganado. ¿Cómo puede ser culpable un ganador y además global y además hidra benéfica compuesta por los países más ricos del mundo? Los efectos no tienen otra causa que la local maldad de Milosevic, respaldada por la maldad latente de una etnia imperialista como la serbia. En algunos rincones semiclandestinos de la inteligencia humillada y ofendida se empiezan a elaborar estudios sobre las causas económicas y estratégicas de una guerra que no fue declarada y que sin embargo ha producido criminales de guerra: en el bando serbio, naturalmente. La maldad de Milosevic ni fue ni es locura, se trata de una maldad histórica llamada razón de Estado, y responde a intereses a la espera de toda clase de analistas menos los psiquiatras. La bondad de la OTAN consiste en disponer de una capacidad militar no tan disuasoria como para amedrentar a los serbios en un tiempo digerible de bombardeos y haber diseñado un Tribunal Internacional a su medida.

El resultado es esta victoria miserable que el Gran Hermano trata de justificar todos los días utilizando a los kosovares, albanos y serbios como carne de bombardeo y de diáspora. Pidamos dos cámaras: una para las fosas comunes y otra para las destrucciones humanas y físicas a cargo de la OTAN.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS