El pacto anti-PP da al PSOE la presidencia del Parlamento balear

La izquierda y los nacionalistas dieron ayer un primer paso para desbancar al PP del Gobierno de Baleares. Una alianza del PSOE, Unió Mallorquina, Partit Socialista de Mallorca, IU-Els Verds y Pacto Progresista de Ibiza y Formentera fructificó con un primer acuerdo para elegir al abogado socialista Antonio Diéguez, el acusador penal del ex presidente Cañellas, como presidente del Parlamento balear, acabando así con la hegemonía conservadora en esta institución desde 1983.

El PSOE, para hacerse con la presidencia del Parlamento, logró el apoyo unánime de sus aliados -que sumaron 31 votos-,mientras que el PP, con 28, se hizo con dos puestos de segundo nivel en la Mesa. Félix Fernández, del PSOE, será

vicepresidente primero, y Eberhard Grosske, de IU, ecretario. Jaume Matas, presidente autonómico en funciones y candidato momentáneamente frustrado del PP a la presidencia, asumió ayer su papel de líder de la oposición. Matas reclamó a sus oponentes políticos "que se pongan a trabajar y acaben ya de repartirse los cargos". Juan Verger, presidente del PP balear, criticó la estrategia negociadora de Unió Mallorquina (UM), "que se ha reído de todo el mundo". La dirigente de UM, Maria Antònia Munar, formación que con sus tres diputados ha sido determinante para romper el equilibrio de 28 diputados del PP, frente a los 28 de los partidos de izquierda, se mostró, por primera vez en los últimos días, "encantada de poder reunirse con el PSM para restablecer el bloque nacionalista". Si prospera este clima de acuerdo en las negociaciones previstas para las próximas semanas podría producirse un cambio sustancial en el control de las demás instituciones, incluido el Gobierno de Baleares, por parte de la izquierda y los nacionalistas. Cuatro diputados del PSM juraron el cargo "sin renunciar al derecho de autodeterminación de nuestro pueblo" y tres diputados de IU-Els Verds lo hicieron "por imperativo legal".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS