LOS PACTOS ELECTORALES

El pacto entre Unió Mallorquina y el PSM asegura al PSOE la presidencia de Baleares

Mateu Morro, secretario general del Partit Socialista de Mallorca (PSM), confirmó ayer tarde su alianza con Unió Mallorquina (UM) para participar en la gestión conjunta del Consell de la mayor de las islas del archipiélago."Todo ya está más claro y más fácil: el acuerdo entre UM y PSM reafirma el pacto del Gobierno de progreso para Baleares [presidido por el PSOE] y existirá un Ejecutivo nacionalista compartido en el Consell de Mallorca". El acuerdo del resto de los partidos relegará al PP, por primera vez desde 1983 ,en todas las instituciones autonómicas e insulares del archipiélago

Más información
Los nacionalistas se proponen concurrir juntos a las generales

El reparto de cuotas de poder y áreas de gestión entre los nacionalistas de centro de UM y sus nuevos socios izquierdistas del PSM, era el único escollo que persistía para configurar la nueva mayoría de las fuerzas de izquierdas y nacionalistas en el Gobierno balear. Tras el pacto alcanzado, Francesc Antich, del PSOE, tiene asegurada su elección como presidente de Baleares. En las próximas horas, PSOE, IU-Els Verds y PSM pueden reunirse por primera vez de manera conjunta con UM, el único grupo bisagra, determinante para la izquierda o la derecha. Sus tres diputados, en un Parlamento autonómico de 59, han resultado decisivos en la configuración de la nueva mayoría alternativa a la del PP.

Estas cuatro formaciones del pacto de centro izquierda concretarán en los próximos días las acciones previstas en su programa para el Gobierno balear y el Consell de Mallorca. En el de Menorca gobernará el PSOE con el apoyo del PSM e Izquierda Unida y en el Consell de Ibiza y Formentera, el Pacto Progresista, una coalición formada antes de las elecciones por el PSOE, Els Verds, IU, ERC y Entesa Nacionalista i Ecologista.

Nueva manera ética

El socialista Antich puede ser investido presidente de Comunidad Autónoma de las Baleares en sustitución de Jaume Matas, del PP, la próxima semana, según ratificaron portavoces de los diferentes partidos del pacto, que quieren configurar "una nueva manera ética y dialogante de hacer política en Baleares". Por ello, Antich está adelantado la formación del Gabinete para intentar cerrar cuanto antes el periodo de provisionalidad y, al tiempo, templar las críticas que el secretario balear del PSOE, Andreu Crespí, ha efectuado por las concesiones que su partido ha hecho en la Mesa del Parlamento, que puede ser modificada en función del resultado final de los acuerdos. Crespí, que no tiene actualmente el apoyo unánime del partido socialista en las islas, pretendía ser presidente del Parlamento, aunque en su lugar fue elegido el pasado lunes su correligionario Antonio Diéguez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Si no cambian los actuales acuerdos entre nacionalistas y partidos de izquierda, Antich logrará la mayoría absoluta en la primera votación en el Parlamento balear con 31 votos (17 del PSOE, 5 del PSM, 4 de IU-Els Verds, 3 de UM y 3 del Pacto Progresista de Ibiza y Formentera). Por su parte, Matas obtendrá el respaldo de los 28 diputados que logró el PP en las pasadas elecciones, con el 43,9% de los votos. Las cuatro candidaturas que han pactado suman 188.254 sufragios frente a los 159.929 que obtuvieron los populares.

Gobernar y compartir

"Gobernar es tener cargas pesadas, compartir puede ser positivo para todos", aseguró Maria Antònia Munar, la líder de UM, que será de nuevo presidenta del Consell mallorquín, mediante la repetición del pacto multipartidista anti-PP, que ya se ha experimentado durante los últimos cuatro años en esa institución. UM tenía previsto controlar en exclusiva el Gobierno insular de Mallorca, de acuerdo con la letra del pacto que tanto PP como PSOE le plantearon casi de manera idéntica. El partido conservador, fuerza hegemónica en el archipiélago desde 1983 de manera ininterrumpida, queda relegado de los ámbitos del poder autonómico e insular, al faltarle dos escaños para la mayoría absoluta y, de manera especial, por no haber logrado consumar el pacto que pretendía con UM, que fue su aliado en 1983, 1987 y socio electoral en 1991.

El PP tampoco reunió la mayoría necesaria en ninguno de los consejos insulares y, las mismas fuerzas de izquierda y centro asumirán el control en los tres organismos que se configurarán como ejecutivos con amplias competencias.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS