Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Réplica a una réplica

Señora Márquez, antes de hablar [carta al director del pasado 9 de julio, titulada Réplica] debería usted asesorarse por alguien que sepa de lo que se habla. Lo que usted llama "juicio sumarísimo" y "sentencia en firme" han sido, en realidad, unas simples medidas cautelares en las que, con todas las reservas y dudas naturales, la juez decía que a partir de esa fecha y "de forma provisional" no se podía seguir comercializando El baúl de la Piquer, al tiempo que imponía a la multinacional una fianza de varios millones de pesetas por si quería seguir, interponer una demanda. Que no existió, ya que el día que se cumplía el plazo para ello los abogados de EMI propusieron un acuerdo que se firmó el 10 de junio pasado. Señora, aprenda a leer; "que me lo expliquen" está en plural. Nunca se lo pediría a usted ya que sé de sobra que, al menos en los últimos meses, usted nunca dice la verdad.

1. Es usted muy flaca de memoria, ya que en "juicio sumarísimo", cuando la juez le preguntó a usted si se le había ofrecido el contrato del 3 de noviembre, usted dijo que no, y cinco minutos después su marido y representante contestó que sí a la misma pregunta. Y así consta en las actas. ¿Quién miente? No sólo sigue negando lo que es una evidencia, sino que, además, se permite atacar e insultar a otros prestigiosos artistas como Imperio Argentina, Carmen Morell o Concha Velasco, que sí tienen en su poder contratos con El Delirio, que ni están muertos de hambre ni sufren de la ignorancia de algunos, aunque, eso sí, por no poseer un apellido conocido más allá de sus propios méritos artísticos son lo suficientemente inteligentes como para no esperar enriquecerse con los royalties del trabajo profesional de nuestra compañía.

2. Los técnicos de Multinacional Estudios le pueden aclarar que han utilizado Worklexicon Studio para la digitalización de su antología. Para El baúl estuvieron trabajando durante seis meses, utilizando también Workstation Lexicon, más Sound Forge y Wavelab.

3. Yo no he manipulado nada, señora. Esos documentos obran en mi poder porque me fueron entregados en mi propio domicilio con la citación del juzgado, ya que ustedes los presentaron como prueba -todavía me pregunto de qué- en las medidas cautelares. Y además se encuentran en los archivos del juzgado. Si yo hubiese manipulado una sola palabra, usted podría darse el gusto de querellarse contra mí, y tonto del todo no soy.

5. Aquí sí que demuestra usted su ignorancia con respecto a la obra de su madre; a ningún coleccionista de discos le puede decir semejante disparate. La voz de su madre cambió muchísimo con cada década, y la de los años sesenta es mucho más gruesa que la de los cincuenta, y no digamos la de los cuarenta. Si alguien tiene dudas que escuche el CD WD74636 de RCA y su antología, en donde hasta el más tonto escucha que el No me quieras tanto que suena en ambos son la misma grabación.

6. De nuevo habla usted sin saber de qué ni cómo. Hasta la era digital, en los años ochenta, no existía la digitalización. Por otro lado, si ello fuera cierto -que no lo es-, ¿por qué no ponen la fecha de 1978-79, que fue cuando EMI realizó la última "digitalización" de las canciones que todavía conservaba de su madre, al publicar la colección de 7 elepés La obra de Conchita Piquer?

¡Claro que tienen derecho a poner el año de remasterización!, pero indicándolo y no como si fuera la fecha de primera publicación, que es como consta en su antología; eso ya no es sólo engañoso, sino fraudulento.

Señora, si en algún momento dice algo que sea verdadero, me callaré. Le aseguro que todo lo que digo lo hago con el debido asesoramiento, para no meter la pata como usted, y tengo pruebas y razones de sobra para demostrar que todo lo anteriormente expuesto es cierto. El baúl de la Piquer no existe ya que decidimos no seguir adelante con él mediante un acuerdo, entonces olvídese de El Delirio y de mí; y aunque sólo sea por la memoria de la gran artista que fue su madre, dedíquese a promocionar su antología y déjenos en paz.- .

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS