GENTE

SIGUE EL MISTERIO EN TORNO A ALEJANDRA

Estaba cantado. Cientos de fotógrafos han invadido la pequeña localidad austriaca de Voecklabruck, donde el pasado martes nació Alejandra, cuarta hija de Carolina de Mónaco. Y al padre de la pequeña, Ernesto de Hannover, no ha parecido gustarle mucho la idea. Un cámara de la revista News se coló en el primer piso de la clínica y comenzó a hacer fotos. El príncipe intentó quitarle la máquina, tras solicitar cortésmente que dejara de trabajar, según cuentan testigos presenciales, hasta que finalmente intervino la policía, expulsando al periodista del hospital. Ya el pasado año, Ernesto Augusto tuvo un enfrentamiento a las puertas de una de sus mansiones con un fotógrafo, al que golpeó con un paraguas y le rompió un hueso de la nariz, enfrentamiento por el que fue condenado el pasado mes de diciembre a una multa de 15.000 marcos alemanes (1,2 millones de pesetas). Una imagen de la nueva princesa, de la que sólo ha trascendido que tiene el pelo oscuro, puede alcanzar en el mercado un valor de 16 millones de pesetas. Mientras tanto, a la clínica maternal no dejan de llegar obsequios para la recién nacida y su madre.- , -

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS