Los juglares de Dario Fo

Las narraciones de los juglares medievales están, en su mayoría, perdidas. El premio Nobel Dario Fo se dedicó a recoger por toda Italia una muestra de la tradición oral de la Edad Media y la llevó a los escenarios bajo el título de Misterio bufo. El actor cántabro Rafael San Martín adaptó el trabajo del controvertido escritor italiano y lleva representándolo por teatros de toda España desde 1993. Después de seis años, la obra llega hoy por primera vez a Barcelona para cerrar la temporada de verano del Teatre de l"Eixample. Como en la tradición de los juglares, personajes que recorrían los pueblos sin más equipaje que su genio interpretativo, Rafael San Martín se enfrenta solo a los múltiples monólogos de Misterio bufo. El actor llega a representar hasta 15 personajes diferentes. "La obra es extremadamente divertida", explicó ayer el actor, que, aunque muy tímido fuera del escenario, no se corta a la hora de dar vida a un tullido, un borracho, a la señora del pueblo o a un niño. San Martín descarga en el teatro una batería de personajes, uno tras otro. Cuando termina, hay "una piscina de sudor" a su alrededor. "Física y psicológicamente es agotador", explicó. El actor, que tuvo como profesores a los actores Manuel Dicenta y Albert Boadella, director de Els Joglars, asegura, sin embargo, que no se cansa de interpretar Misterio bufo. La obra está dividida en cuatro piezas que representaban los juglares medievales: moralidad del ciego, las bodas de Caná, el nacimiento del juglar y la resurrección de Lázaro. Son textos auténticos, aunque en castellano actualizado. Misterio bufo estará en el Teatre de l"Eixample hasta el 15 de agosto.-C. G.

Sobre la firma

Cristina Galindo

Es periodista de la sección de Economía. Ha trabajado anteriormente en Internacional y los suplementos Domingo e Ideas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS