Teresa Berganza invita a los jóvenes cantantes a que se dejen apresar por la magia de la música

"Estoy emocionada", fue lo primero que dijo la mezzosoprano Teresa Berganza a un auditorio que le aplaudió en pie durante cinco minutos. "Me han hecho rejuvenecer hasta los 18 años", prosiguió mientras recorría la sala con la mirada muy viva. La artista defendió anoche en Santander, en una tertulia abierta celebrada en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, el estudio, la investigación, la superación personal y la profundización en la música como verdaderas armas de su trabajo e invitó a los jóvenes cantantes a dejarse apresar por "la magia de la música".

Teresa Berganza cree en la función del maestro -recordó tres veces a la suya, Lola Rodríguez-, y anoche puso énfasis en demostrar que se canta con todo el cuerpo, pero que también hay que emplear el cerebro.Elegantísima, de negro y gris, con un pañuelo al cuello y el pelo recogido, la cantante contestó durante una hora a las preguntas que le hacían los tertulianos en italiano y castellano de forma indistinta. Habló de cantar -"que es lo que sé hacer"- y mostró su interés por la nueva faceta que la ha traído hasta Santander: la docencia. "Han sido tres horas muy intensas. Ha sido apasionante descubrir lo que puedo esperar de cada alumno", contó de su primera experiencia como maestra en un curso magistral que empezó ayer y que continuará hasta el próximo martes.

Cuatro mezzosopranos, un tenor y un bajo barítono son los seis elegidos que podrán disfrutar de las clases de la cantante después de una selección en la que han participado 80 aspirantes. Ella ha insistido en que el curso, organizado por la Escuela de Música Reina Sofía y la Fundación Albéniz, contenga su repertorio favorito: Mozart, Rossini y la canción española. "He querido hacer algo que de verdad conozco. Mozart les va a dar el estilo, Rossini es el maestro de la técnica y la canción española es lo que llevo en la piel".

Matizar

De sus clases, contó cómo enseña a los jóvenes cantantes a emplear el cuerpo, escenifica las escenas con ellos, les acompaña. "Tienen que aprender a matizar. Mi maestra me enseñó que es preciso aprender toda la ópera, que no sirve sólo un aria porque la ópera entera ayudará a conocer en profundidad el personaje que se interpreta".Berganza es muy expresiva cuando contesta a las preguntas, se apoya en las palabras adecuadas en cada frase y en los gestos elegantes de las manos. Es una persona jovial que arranca risas y sonrisas en la concurrencia.

Asegura que todos sus personajes son hijos suyos. Les conoce bien. Desmenuza su psicología y sabe cada pequeño rasgo de su carácter. La cantante explicó que los autores geniales colocan en la primera frase de cada personaje el guiño adecuado que describe su carácter. Ella pone pasión en todo lo que hace, pero quiere destacar la importancia de obrar con cerebro en la música. "Tenemos que saber cuándo ya no se puede ir más allá y parar antes para no llegar forzados", aconsejó.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS