Nadal acusa al Gobierno de CiU de desgastar la ley de política lingüística

El presidente del Grupo Socialista en el Parlament, Joaquim Nadal, acusó ayer al Gobierno de Convergència i Unió (CiU) de estar provocando un "desgaste" de la ley de política lingüística. En declaraciones a Europa Press, el dirigente del PSC afirmó que el Gobierno de Jordi Pujol ha desplegado de forma "torpe" algunos de los decretos de aplicación de la ley, entre los que citó el relativo al doblaje del cine, que ha enfrentado al Ejecutivo catalán con las grandes distribuidoras de Estados Unidos.

El decreto sobre el cine impone cuotas de doblaje al catalán para incrementar el número de películas exhibidas en esta lengua, que actualmente suponen el 2% del total. No obstante, la mala acogida del decreto por parte de las distribuidoras obligó a un primer aplazamiento del decreto -que debía haber entrado en vigor en marzo- y el Gobierno de CiU se propuso seguir negociando. La semana pasada, Pujol admitió que estaba sopesando un segundo aplazamiento de la entrada en vigor del decreto, prevista para el 1 de agosto. Nadal reiteró ayer el apoyo de los socialistas a la ley y recalcó sus "aspectos positivos", pero lamentó "algún despliegue torpe". En su opinión, este despliegue ha producido un "desgaste a la propia ley", lo que obliga a "dejar de convertirla en una arma arrojadiza". El dirigente socialista, que aspira a ocupar el segundo lugar de la lista que encabezará Pasqual Maragall, se mostró partidario de mantener la ley de política lingüística tal y como está actualmente en el caso de un eventual triunfo del PSC en las autonómicas de otoño. La ley de política lingüística fue aprobada en diciembre de 1997 con el apoyo de CiU, el PSC e Iniciativa per Catalunya-Verds (IC-V), y se opusieron a ella, por razones contrapuestas, el Partido Popular (PP) y Esquerra Republicana (ERC). "La ley no se tiene que tocar, sino que hay que hacer políticas de impulso, fomento, promoción y difusión del catalán, y, como ha dicho Maragall, no abusar de la lengua como un tema que deba plantearse a vida o muerte", dijo. Joaquim Nadal reconoció la importancia de que exista cine doblado en catalán, aunque consideró que la discusión de este decreto ha hecho "perder muchos meses" en el avance del catalán. En su opinión, el decreto del cine "ha distraído" la atención y ha evitado que se lleven a cabo otro tipo de políticas de impulso y fomento de la lengua y cultura catalanas que "con mucho menos dinero del que acabará costando todo el tema del doblaje pueden producir grandes resultados". El actual jefe de filas del PSC en el Parlament elevó el tono de sus críticas al referirse a la industria cinematográfica de Hollywood y la consideró "cerrada, recalcitrante y excesivamente beligerante". En su opinión, el comportamiento de las distribuidoras de EE UU "no es razonable" porque "no atiende ni contempla una variable muy importante que es que en Cataluña hay mucha gente que habla catalán y que quiere que las cosas se hagan en catalán". Por otra parte, el coordinador general de Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), Antoni Lucchetti, cargó ayer las tintas contra sus ex correligionarios de Iniciativa per Catalunya-Verds, que el sábado celebraron una convención programática para definir claramente su perfil propio, al margen de Pasqual Maragall. Lucchetti afirmó que el líder de IC-V, Rafael Ribó, "hace comedia" en su intento de desmarcarse de Maragall una vez decidido que Iniciativa acudirá a las autonómicas en solitario. En un comunicado, el dirigente comunista consideró que Ribó es un "tapado" de Maragall y que apenas hay diferencias entre los proyectos de ambos. Lucchetti encabeza la candidatura de EUiA en las autonómicas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS