El nuevo Ejecutivo balear seguirá los pasos del andaluz

Baleares también se dispone a incorporar un complemento autonómico a las nóminas de los pensionistas que perciben las retribuciones más bajas, las pensiones no contributivas.El socialista Francesc Antich, presidente del nuevo Gobierno de Baleares, anticipó esta promesa en plena campaña electoral, en presencia de su colega Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía, pionero en esta política. La medida pretende "de manera progresiva, incrementar este tipo de pensiones hasta equipararlas al salario mínimo interprofesional", según explicó el nuevo presidente balear ante el Parlamento autonómico.

Esta decisión de política social del primer Ejecutivo de izquierdas de Baleares figura detallada en el documento que fija los objetivos del pacto de progreso (suscrito por el PSOE, el Partit dels Socialistes de Mallorca, Unió Mallorquina, Izquierda Unida-Els Verds y los Progresistas de Ibiza y Formentera). Además, Antich la recalcó de manera concreta al relatar los primeros detalles que conformarán su acción de gobierno, en el transcurso del debate de investidura, que tuvo lugar en el Parlamento balear.

Más información
Rato cree "muy grave" que cada comunidad pueda aumentar unilateralmente las pensiones

El portavoz parlamentario del Partido Popular, el presidente saliente Jaume Matas, criticó el oportunismo de esta medida, dirigida a complementar las pensiones bajas. No obstante, se presentó más tarde en el Parlamento como un exigente vigilante del cumplimiento de esta medida. "Los socialistas prometen una cosa y hacen otra", indicó Matas.

Política social

Antich le replicó indicando que desde Baleares "no romperemos la caja única de la Seguridad Social" y recordándole al PP que fue el PSOE el partido que introdujo las pensiones mínimas. El Gobierno balear creará una cartera de Bienestar Social para aplicar ésta y otras medidas de corte similar, que muy probablemente quedarán reflejadas en los presupuestos para el año 2000.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El nuevo presidente del Ejecutivo balear cree que es "una gran injusticia que en una comunidad autonóma considerada como una de las más ricas de España, con mayor renta per cápita y uno de los más altos porcentajes de crecimiento del producto interior bruto, existan pensionistas que han de pasar el mes con 40.000 pesetas. (...) No hay avances económicos coherentes sin progreso y cohesión social".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS