El nuevo Gobierno balear se estrena parando las obras de un campo de golf

El nuevo Gobierno balear, presidido por el PSOE y en el que participan los nacionalistas del PSM, Els Verds e Izquierda Unida, se estrenó ayer con una decisión espectacular y legalmente arriesgada: parar las máquinas que comenzaban a urbanizar un área virgen de Ibiza, Cala d"Hort, para transformarla en un campo de golf junto al que está proyectado levantar un hotel de lujo para 450 plazas. Los promotores de estas iniciativas inmobiliarias y turísticas, que ahora se quieren prohibir, cumplimentaron los trámites urbanísticos pertinentes en medio de una polémica que se prolonga desde hace años. Precisamente, en enero pasado 10.000 personas protagonizaron por este asunto la mayor concentración de protesta desarrollada en la isla ibicenca. El PP, entonces en el poder, se comprometió a proteger estos territorios naturales mediante su compra.Esta misma semana, el lunes, militantes ecologistas se encadenaron a las excavadoras que, de súbito, habían empezado a remover el terreno. La coordinadora de este colectivo indicó que la empresa promotora hizo entrar la maquinaria de manera repentina con el fin de consolidar sus derechos adquiridos con vistas a una posible negociación.

El Gabinete autonómico que preside el socialista Francesc Antich decretó ayer la paralización de estas obras y también prohibió cualquier actividad que altere el entorno, la flora y la fauna, remitiéndose para ello a la ley nacional de protección de las espacios naturales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS