Antonio Miró apuesta por una mujer más femenina en la primavera del 2000

La exposición con modelos estáticos de Antonio Miró en el Palau Güell y la frescura de los primeros diseños de ropa exterior que la creadora Totón Coromina presentó para TCN compusieron ayer las notas más elevadas de la primera jornada de desfiles de Moda Barcelona. El certamen, que se celebra hasta el próximo domingo, presenta un avance de tendencias para la temporada primavera-verano del 2000.

Junto a Antonio Miró y Totón Coromina, Nuria Mora ofreció en la sala de baile La Paloma un largo recital de modelos y la firma K.E. no defraudó al mostrar su cara más comercial. Dentro del homenaje que Miró ha querido rendir este año a Antoni Gaudí -iniciado el pasado julio con la presentación de su colección para hombre en el Parque Güell- el diseñador resumió ayer lo esencial de sus propuestas para la mujer del próximo verano con 16 modelos expuestos sobre maniquíes estáticos en las caballerizas del Palau Güell. Miró cruza la barrera del milenio pensando en una mujer más femenina y dispuesta a probarlo todo. Espaldas descubiertas, nuevas proporciones geométricas que rompen el acabado tradicional y, sobre todo, nuevos tejidos técnicos. Miró apunta hacia el color, aunque para sus diseños sigue apurando el negro, esta vez combinado elegantemente con el beige. Después de los últimos amagos por parte de la diseñadora catalana Totón Comella de sacar sus diseños de baño e interior a la calle, en esta ocasión ha presentado las tres colecciones -corsetería, baño y prêt a porter- en un solo desfile. Consiguió salir airosa y largamente aplaudida tras una puesta en escena en la que desfilaron más de 100 modelos correctamente hilvanados y coordinados. Sus colores, aunque claros y amortiguados, apuntan hacia la luz y el brillo metálico. En el futuro, el baño, la lencería y las prendas de exterior serán tratadas bajo las mismas normas y tejidos. Tul elástico, canalé, tricotosa, algodón y lino se mezclarán con hilos tejidos en laboratorios. También empiezan a verse acabados invisibles de silicona en tirantes y costados. En cuanto a la forma, triunfan las prendas reversibles y los escotes sin complejos. También es evidente que la línea de la cintura continúa bajando y que después del negro, sólo cuentan con alguna posibilidad el blanco, el beige, el verde caqui, el gris y el rojo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS