Un hombre se estrella con su parapente a 300 metros de la tercera pista de Barajas

Un médico de 27 años de edad sufrió heridas graves al estrellarse ayer al mediodía contra unos árboles cuando practicaba por segunda vez el parapente, según el 061 del Insalud. El accidente ocurrió en un frondoso pinar situado en la carretera de Alcobendas a Barajas, a unos 300 metros del final de la nueva pista del aeropuerto madrileño, explicaron los bomberos de la Comunidad. El deportista sufrió una fractura abierta de húmero en el brazo izquierdo y un posible traumatismo abdominal. Fue evacuado en helicóptero al hospital 12 de Octubre.

El herido se encontraba anoche ingresado en la zona de observación del centro médico donde trabaja con heridas de pronóstico grave. "Habrá que esperar 48 horas para saber si tiene alguna lesión fuerte", explicó un portavoz del centro médico.El accidente sobrevino en una zona de iniciación al parapente donde las escuelas de vuelo dan sus primeras clases prácticas. Ese entorno es idóneo para el aprendizaje debido a que hay varias pendientes, muy suaves y con todas las posibles orientaciones al viento, según comentó un portavoz de la Federación Aérea Madrileña (FAM).

El médico manejaba el parapente en una zona de muy poco desnivel. Una ráfaga de viento le elevó a unos diez metros del suelo. El alumno no pudo controlar el aparato y se estrelló contra un árbol. "Ha sido un accidente de muy mala suerte, lo que nosotros denominamos un saltito de gallina, pero con la mala suerte de que el viento le ha elevado", dijo uno de los testigos.

Los monitores de la escuela de parapente, registrada oficialmente en la Federación de Madrid, decidieron no mover al herido y avisar al Sercam, debido a que podía tener lesiones graves. Hasta el lugar del percance se desplazó el helicóptero de Bomberos-Sercam que pidió permiso a la torre de control para la maniobra de despegue y aterrizaje.

Un portavoz de Aena (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) manifestó que, aunque el parapentista cayó muy cerca de la cabecera de la tercera pista, nunca se habría cruzado en la trayectoria de ningún vuelo.

500 licencias

Madrid es un lugar donde hay pocos lugares para practicar el parapente. Sin embargo, la federación aérea madrileña (FAM), cuenta con el mayor número de federados de toda España. Hay medio millar de licencias. La mayoría de los federados inicia su aprendizaje en la zona donde ayer ocurrió el accidente, situada entre Barajas, Hortaleza y Alcobendas.

Un curso de iniciación al parapente cuesta 60.000 pesetas y dura un mes. Consta de varios niveles. El primero se dedica a las prácticas en el suelo y al dominio del parapente. En el segundo nivel, se aprende despegue y aterrizaje en una ladera de menos de cien metros. El tercero, con vuelos de altura, consiste en aprender las maniobras propias del vuelo, como son los giros y aproximaciones al aterrizaje.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS