TOROS

Cuatro contusionados leves en una hora de encierro en Fuenlabrada

El primer encierro de las fiestas de Fuenlabrada (163.000 habitantes), celebrado ayer, duró una hora y se saldó con cuatro contusionados leves y dos mozos expulsados del recorrido por estar ebrios. Los organizadores soltaron los toros de uno en uno, como estaba previsto. El primer morlaco tardó cinco minutos en cubrir los 500 metros del recorrido y el tercero lo hizo en poco más, entre 7 y 10 minutos. Rompió el promedio el segundo astado, que le tomó querencia a la primera calle del itinerario y se quedó clavado más de 40 minutos, hasta que el director de lidia, El Javi, lo devolvió a los corrales capote en ristre. El primer teniente de alcalde, Manuel Robles, del PSOE, restó importancia a la demora alegando que había acordado con las peñas una duración media de 20 minutos por toro. "Así que sumando los tres tiempos y dividiendo nos sale el promedio pactado", justificó el edil. Los corredores y el público tuvieron que aguantar, además, unos 10 minutos de espera entre morlaco y morlaco, un intervalo "excesivo", a ojos de los participantes, pero "lógico", al entender de los organizadores, para dar resuello a los cabestros, obligados a correr tres veces en una hora. Unas 10.000 personas presenciaron el festejo de ayer, una asistencia "menor" a la de otras ediciones "por tratarse de un día laborable", comentó el concejal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS