Un juzgado investiga un posible delito ecológico en la construcción de la celda de lindane junto a Sondika

Un juzgado de Bilbao investiga un presunto delito ecológico en la construcción de la celda de lindane situada en terrenos del aeropuerto de Sondika, cuyas obras concluyeron hace más de un año. La actuación del Juzgado de Instrucción 4 se produce tras la denuncia presentada por la plataforma de vecinos que se opone desde hace casi tres años al proyecto, que ha supuesto el confinamiento bajo el suelo de 110.000 metros cúbicos de tierras contaminadas y residuos tóxicos. Tras haber desistido de la vía contencioso administrativa -después de que el Tribunal Superior denegase la paralización de los trabajos-, la asociación vecinal Lur Maitea ha decidido recurrir a la vía penal. El juzgado ha solicitado al Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) un exhaustivo informe sobre la zona de la celda de lindane y su posible afección al medio natural. "Que hagan una completa y detallada inspección ocular del terreno en que se encuentra el lindane y de las zonas afectadas, con realización de fotografías y un plano clasificador", demanda el auto enviado a la comandancia de la Guardia Civil en Logroño. Además, pide muestras para que se "informe sobre la nocividad de la celda de seguridad y de la posible existencia de lindane, así como su influencia sobre el entorno natural y si tiene entidad para alterar las condiciones de vida natural o si puede afectar a las personas y de qué manera". El juzgado también ha pedido información a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, órgano que hace varios meses rechazó que la celda cause peligro para la salud humana. En el fallo, que es firme y en respuesta a la demanda de un particular, estimó que la construcción de la celda "se despliega en el derecho al medio ambiente y a la protección de la salud". El depósito de Loiu ha sido el primero de los tres grandes proyectos del Gobierno vasco para solucionar el problema del lindane, cuyos residuos se esparcieron a mediados de siglo en una treintena de focos incontrolados, la mayoría en Vizcaya y, en concreto, en la Margen Izquierda.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS