MÚSICA EN 7D

Los Lobos, Fermín Muguruza y Moustaki protagonizan la semana

La nota estruendosa de la semana se hace esperar hasta el último día: el domingo, los Iron Maiden descargan su metal pesado en La Cubierta de Leganés. Que el subidón de decibelios lo ponga tan clásica banda de heavy metal no quiere decir que la cosa ande suave estos días, pues la semana depara variadas sorpresas de una intensidad no menor, aunque de géneros bien dispares. Georges Moustaki vuelve a Madrid tras cinco años de ausencia, Los Lobos subvierten sus raíces mexicanas y Los Rabanes agitan su coctelera de ritmos latinos abrasados por el rock. Pero hay más: el inquieto Fermín Muguruza ocupa tres noches la sala Suristán, mientras que Pablo Carbonell expone en Argüelles su corrosivo humor.

Cantautores de siempre.

Aunque nacido en Egipto, Georges Moustaki es uno de los grandes de la canción francesa. Junto a Brassens o Brell, formó parte de esa generación bohemia y contestataria que agitó París, y por extensión Europa, en los sesenta. El lirismo de su voz y sus composiciones, y su actitud siempre comprometida, influyó decisivamente en otros cantautores. Autor de innumerables piezas de las que se han hecho miles de versiones por otros artistas, pasará a la historia por su canción Le métèque, publicada un poco después del mayo del 68.Otro cantautor, aunque de diferente procedencia, Rafael Amor, se estrena en Clamores. El argentino-madrileño aporta sus últimas canciones contenidas en La crisálida y otros milagros, un álbum de sobra conocido por el circuito de bares de Madrid.

Agitadores.

El vasco Fermín Muguruza pasa por ser uno de los artistas españoles que más sonidos investiga. Su último disco, Brigadistak sound system, explora sonidos caribeños remotos como el reggae, el calypso, el ska o el merengue que mezcla con tecnología de vanguardia y textos en euskera. Nacionalista convencido -figuró en las últimas elecciones municipales en las listas de Euskal Erritarrok-, en sus textos invita a pensar y a tomar iniciativas. Dirige el sello discográfico Esan Ozenki, donde también militan Hechos Contra el Decoro. Este grupo multinacional formado en Vallecas actúa el viernes por la recuperación del parque de La Cornisa, próximo a la iglesia de San Francisco el Grande. El obispado quiere cerrar el solar y los vecinos, que sea zona verde.

Inclasificables.

Apasionado por el tango, Ramón Godes fundó en el Madrid de la movida el grupo Malevaje. Lo dejó para meterse en otros proyectos, el último de los cuales es el que comparte con Alejandro Royo. Juntos han editado dos discos magníficos de difícil clasificación. Son instrumentales que a veces recuerdan a algo de tango, pero que suenan inquietos e intrigantes. Una música extraña, pero conmovedora, que durante dos días exponen en Clamores.Igual de inclasificable, aunque por otros motivos, es Pablo Carbonell. A la normalización madrileña que sucede tras el verano no le podía faltar su gracia, que suele repetir cada mes en Galileo Galilei.

Rock de la hispanidad.

El grupo californiano Los Lobos se dio a conocer mundialmente con su célebre versión de La bamba -para la película de igual título-, aunque llevaba muchos años mezclando la raíz del rythmn and blues con el corrido mexicano. Su último disco, This time, les muestra, sin embargo, adentrándose en los sonidos progresivos de ambientes densos. Aun así hay un par de cumbias en castellano que les devuelve a su pasado más conocido. Actúan un día antes que otro grupo que mezcla sonidos latinos y rock and roll, los panameños Los Rabanes. En menos de un año se han hecho muy conocidos en Madrid, donde han actuado en varias salas, y fueron una de las atracciones del escenario El Antojito, en el Festimad de Móstoles.La apuesta latina del rock se completa con Red House, la banda formada por dos músicos de reconocido prestigio: Jeff Espinoza y Francisco Simón. Su fusión de blues y jazz, plasmada en su disco debú, cuenta con las colaboraciones de Sheila Cuffy, Bobby Alexander y Velma Powell, rutilantes voces del mejor blues de Madrid.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS