Bruselas ultima un "dictamen motivado" contra Portugal por el veto al BSCH

La Comisión Europea prepara el envío inmediato al Gobierno de Portugal de un "dictamen motivado" por no haber levantado su veto a la alianza entre el grupo financiero portugués Champalimaud y el español Banco Santander Central Hispano (BSCH). Según informó ayer un portavoz del Ejecutivo comunitario, el Gobierno portugués respondió el pasado viernes a la "carta de emplazamiento" enviada por Bruselas, pero la respuesta "no es satisfactoria", porque no incluye la revocación del veto. El "dictamen motivado" es la segunda etapa en el procedimiento de infracción abierto por supuesta violación de las normas de competencia y de la libertad de circulación de capitales. La tercera y última fase sería la denuncia ante el Tribunal de Justicia de la UE.

El portavoz comunitario, Peter Guilford, aseguró que la Comisión continuará con el procedimiento de infracción incluso si el grupo Champalimaud renunciara a la alianza con el BSCH "porque ha habido una violación de las reglas" comunitarias. "Incluso si se modifican los términos de la fusión o ésta no se lleva a cabo el procedimiento debe seguir su curso", añadió el portavoz.

Bruselas no ha recibido ninguna notificación de las partes indicando algún cambio en su proyecto de alianza ni tampoco la disolución del acuerdo entre el financiero portugués y el BSCH, según confirmó el portavoz. Champalimaud admitió por primera vez el pasado viernes, en declaraciones a la prensa, la posibilidad de romper su acuerdo con el BSCH y vender al Banco Comercial Portugués (BCP) sus participaciones en la aseguradora Mundial Confiança, mediante la cual controla los cuatro bancos de su grupo.

Tirón bursátil

La posibilidad de que Champalimaud rompa con el BSCH y opte por aceptar la oferta pública de adquisición (OPA) presentada por el Banco de Comercio Portugués disparó la cotización de las acciones de Mundial Confiança, la aseguradora que encabeza el grupo Champalimaud. La aseguradora abrió con una ganancia del 10,47%, aunque terminó la sesión con una subida más moderada (9,39%) y fijó su precio en 41,25 euros (6.863,42 pesetas). También Pinto y Sotto Mayor, la mayor entidad bancaria de las cuatro que integran el grupo Champalimaud, subió un 7,15%.

La situación creada por las declaraciones de Champalimaud no afectaron ayer a la cotización del BSCH en la Bolsa de Madrid y las acciones del banco cerraron con una ganancia del 0,81% hasta 9,96 euros.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Por su parte, el ministro de Finanzas de Portugal, António Sousa Franco, se mostró ayer firme en su decisión de veto a la alianza del BSCH con Champalimaud al afirmar que "violó la ley, pues ni siquiera hubo el aviso previo a las autoridades de supervisión. No garantiza -por mil y una razones- la gestión sana y prudente del grupo y de cada una de sus instituciones", afirmaba el ministro en una entrevista publicada ayer por el diario Público.

Por otro lado, los accionistas de la Corporación Industrial y Financiera de Banesto, perteneciente al BSCH, aprobaron ayer la exclusión del valor en Bolsa. La junta de accionistas aprobó, con cerca del 99% de los votos a favor, lanzar una oferta pública de adquisición (OPA) sobre 1,41% de las acciones de la Corporación Industrial que no está en manos del banco, lo que permitirá sacar el valor de la Bolsa.

La Corporación Banesto ofrecerá 1.600 pesetas (9,61 euros) por cada una de las 625.086 acciones del grupo que están en manos de accionistas minoritarios. En el transcurso de la junta intervino Rafael Pérez Escolar, uno de los acusados en el caso Banesto y exconsejero del banco, quien se opuso a la exclusión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS