Volvo y Mitsubishi sellan una alianza para competir en el mercado mundial de camiones y autobuses

El consorcio automovilístico japonés Mitsubishi Motor y el sueco Volvo han decidido estrechar su cooperación en los mercados mundiales de camiones y autobuses. El objetivo del acuerdo será mejorar posiciones en los mercados de Asia, Europa y EEUU, en competencia directa con Daimler-Chrysler. Volvo pagará unos 260 millones de euros (43.260 millones de pesetas) a cambio de 48,5 millones de acciones de Mitsubishi, mientras que la firma japonesa adquirirá el 5% del capital de Volvo antes del 2002. La alianza incluye el compromiso del productor japonés de crear una división independiente para sus operaciones de camiones y autobuses, que será incorporada como subsidiaria al consorcio Mitsubishi Motors durante el año 2001, según fuentes de Volvo.

A pesar de que las dos empresas cooperan desde 1991 en la fabricación de vehículos en Holanda y desde 1998 en la comercialización de las furgonetas de Mitsubishi en Europa, ésta es la primera vez que formarán una alianza con participación recíproca de capital. Las dos firmas se centrarán en el desarrollo de nuevas tecnologías medioambientales y de sistemas de seguridad para intentar convertirse en el mayor fabricante del mundo de grandes vehículos.

Mitsubishi, una de las cinco primeras firmas de vehículos japonesa, atraviesa un proceso de reorganización interna agravado por la crisis de demanda de los mercados asiáticos. El fabricante nipón tiene previsto reducir 14,1 millones de euros de deuda en tres años mediante mejoras de competitividad y reducción de gastos.

El presidente ejecutivo de Volvo, Leif Johansson, subrayó ayer que con esta alianza la compañía sueca fortalecerá "sustancialmente" su presencia en el mercado de camiones y autobuses asiático, una región que se sumará "al fuerte posicionamiento" que ya mantiene en Europa, Norteamérica y Suramérica. La producción combinada de vehículos de más de cuatro toneladas de Mitsubishi y Volvo alcanzaría los 253.000 vehículos, por delante de Daimler-Chrysler, que ronda los 221.000.

El pasado año Volvo vendió 83.280 camiones en Europa, Norteamérica y Suramérica, además de 10.200 autobuses. Volvo tuvo una facturación de 13.000 millones de euros en 1998. Mitsubishi, que en 1998 logró ventas por 31.120 millones de euros, obtuvo ese año el 25% de sus ingresos de la división de grandes vehículos.

Hasta el momento, la alianza automovilística más importante de Japón fue la suscrita por Nissan en marzo pasado con la francesa Renault, a la que le vendió el 36,8% de su capital por 5.700 millones de euros.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS