El defensor del pueblo valenciano usó su cargo para una denuncia personal

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Valencia (TSJV) ha certificado que Luis Fernando Saura presentó como Síndic de Greuges, el equivalente al Defensor del Pueblo, una denuncia particular contra la Universidad de Alicante por el uso de su despacho como docente. Pese a que está en juego la mezcla del ámbito público con el privado en una institución tan emblemática, su titular se ha limitado a emitir un breve desmentido. La oposición considera que Saura debe dimitir.

Desde que trascendió a la opinión pública hace una semana el uso indebido del cargo público de Síndic de Gregues para su litigio personal con la Universidad de Alicante, Saura se ha limitado a emitir un breve comunicado de desmentido. La nota sólo aclaró que Saura nunca había presentado queja alguna ante el Síndic de Greuges, y añadía: "Saura se limitó a poner en conocimiento del ministerio fiscal determinados hechos por si pudieran ser constitutivos de delito". Sin embargo, un certificado de la Fiscalía del TSJV, que ayer recogía el diario Información, confirma que Saura se dirigió a este órgano como Síndic para presentar su denuncia personal contra la Universidad.Saura optó ayer por seguir refugiado en el silencio. Tras varias horas de espera a la puerta de la Sindicatura (cuyo titular se negó a recibir a los periodistas), Saura declinó hacer declaraciones, mientras se disponía a subir en el coche oficial. A la pregunta de si se había planteado dimitir, Saura respondió: "No puedo atenderles porque tengo mucha prisa".

Los partidos de la oposición coincidieron ayer en calificar la actuación del Síndic al confudir la esfera pública con la privada en su denuncia personal contra la Universidad de Alicante como "insostenible". El Grupo Socialista ya ha solicitado la comparecencia urgente de Saura en las Cortes (institución de la que depende la Sindicatura), petición a la que también se ha sumado el grupo de Esquerra Unida (EU).

"Lo mejor que puede hacer Saura es dimitir, incluso antes de comparecer en las Cortes Valencianas", dijo Andrés Perelló, portavoz adjunto socialista. "Si Saura quiere contribuir a recuperar la dignidad del cargo que ocupa, debe irse", añadió. Por su parte, José Luis Romero, portavoz de EU en el Ayuntamiento de Alicante, también se sumó a la petición del diputado autonómico del PSPV. "Dado el cariz que ha tomado el asunto, si no puede dar una explicación convincente, lo mejor que puede hacer es marcharse", explicó. "Con el PP en el poder, las instituciones de la Comunidad se están convirtiendo en una opereta", añadió.

El PP, según reiteró ayer Juan Manuel Cabot, su vicesecretario general, sigue manteniendo que la actuación de Saura es una cuestión personal al margen de la institución del Síndic de Greuges.

Saura remitió, a través de la Sindicatura, a la Fiscalía del TSJV una denuncia contra el Departamento de Derecho Civil de la Universidad de Alicante por los presuntos delitos de robo, revelación de secretos y allanamiento del despacho que ocupaba en el campus. La Fiscalía del TSJV la trasladó, por cuestión de competencia, a la Fiscalía de Alicante, que decretó el archivo por "no constituir los hechos denunciados delito penal".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS