Diagonal y nueva materia

Tanto en Roberto Verino como en Modesto Lomba hay un uso continuo del acto en diagonal, desde el boceto al ruedo de las faldas, desde los escotes hasta los más imaginativos cortes. Es una opción estética que siempre ha sido reto al patronaje convencional y que dota a la prenda de una vida singular, contestataria de lo habitualmente establecido como elegante, en cuanto a moda se refiere. Si a esto se suma un amor por las materias nuevas, quizá estamos entrando en un terreno de futuro, algo que en moda no es fácil.En su momento, Kenzo, Yamamoto, Gigli (por ese orden) y algunos otros usaron de las mezclas de celulosa con la idílica pretensión de obtener del laboratorio una superficie resistente que, mezclada al hallazgo sintético, creara un tejido nuevo salido en el fondo y en origen de la madre naturaleza vegetal. Pero aquel hermoso experimento de los años ochenta se quedó en poemas de pasarela. Ahora todo está mucho más conseguido, cristalizado, y los nuevos tejidos tienen alma natural y esqueleto cibernético. Esto tenía que llegar, y es un lujo para el creador.

Más información
Roberto Verino se abre al verano del 2000 con la renovación de los tejidos
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS