EL 'CASO PINOCHET'

La defensa de Pinochet 'aplaza' su recurso para ver si Straw decide actuar

La defensa del ex general Augusto Pinochet apurará el plazo hasta el final para presentar recurso contra la sentencia que aprobó la extradición del ex dictador, en lugar de presentarlo ayer, como había anunciado. Se trata de un gesto calculado para dar unos días más al ministro del Interior británico, Jack Straw, con el fin de que pueda estudiar la petición del Gobierno chileno en la que se solicita la liberación de Pinochet por razones humanitarias.

Más información
Sube al 59% el número de chilenos que quieren el regreso del general
Testigos acusan a Pinochet de golpear y amenazar a detenidos durante el golpe

En realidad, según dijeron fuentes jurídicas londinenses a este periódico, la operación de aplazamiento fue organizada de modo calculado. Ni un solo abogado de la defensa habló nunca sobre los plazos. En cambio, se confió la información a Fernando Barros, asesor personal de Pinochet, quien lo anunció oficialmente en Londres el miércoles 13. El propósito, según fuentes de Londres y de Santiago, fue presionar al Gobierno de Eduardo Frei para asegurar que la petición de liberación por razones humanitarias fuera efectivamente enviada a Straw, ya que el presidente Frei debía en aquellos días resolver sobre dicha solicitud.En efecto, al obtener, el pasado jueves 14, la confirmación del ministro de Exteriores chileno, Juan Gabriel Valdés, de que se enviaba una carta a Straw, los mismos asesores de Pinochet hicieron circular la versión de que ya no era tan seguro que el recurso ante el Alto Tribunal de Justicia fuera a presentarse el lunes 18 (ayer), habida cuenta de que hay tiempo hasta el próximo viernes, como mínimo. Según ha trascendido, el abogado Michael Caplan, coordinador de los abogados ingleses, se reunirá esta semana con el general Pinochet, en su casa de Surrey, para hablar del asunto.

Fuentes jurídicas dijeron que el recurso ante el Alto Tribunal de Justicia girará al menos en torno a dos puntos centrales: primero, el delito de tortura según la ley española; segundo, la llamada excepción política; esto es, el argumento de que Pinochet es perseguido por razones políticas, y no judiciales.

En relación con el primer punto, la defensa del ex dictador aportará los dos dictámenes elaborados por los abogados penalistas Alfonso Serrano y Javier Iglesias Redondo. Los abogados ingleses de Pinochet, asesorados por los españoles, sostienen, como lo hicieron, aunque sin desarrollar, en el juicio de extradición, que el delito de tortura que se le imputa al ex dictador no está castigado en España como lo está en el Reino Unido, por lo que, dicen, decaería el concepto de doble incriminación, esencial para materializar una extradición.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS