Reportaje:ECONOMÍALOS TÉCNICOS DENUNCIAN FALTA DE INICIATIVAS

La CAM es una de las cajas que menos dinero aporta para obra social

Del grupo de diez entidades que encabeza la lista de beneficios de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) en los últimos cinco años, la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) figura la cuarta por abajo en cuanto a porcentaje de beneficios destinados a su obra social. Bancaja, pese a que hasta el año 1997 ingresaba menos beneficios que la CAM, ha devuelto a la sociedad una media del 35% de su cuenta de resultados en estos cinco años. El índice de la CAM en esta materia no llega al 25%.

Más información
Cultura sumisa

En el terreno social, estos datos económicos se traducen en una percepción de la CAM como un banco más que como una caja de ahorros, puesto que la diferencia entre beneficios y aportación a la obra social sirve para capitalizar la Caja, según se denuncia desde diversas esferas de la cultura alicantina. Los técnicos de la Obra Social, y especialmente de la sección cultural, advierten de una paralización de las iniciativas propias desde que el PP llegó al poder, tras las las elecciones en mayo de 1995."Los trabajadores de la Obra Social se hallan desmotivados, y de ahí que apenas se cuente con producciones propias. La Obra Social de la CAM ha pasado a ser mera ejecutora de las actividades culturales del Ayuntamiento y la Diputación de Alicante", señala Juan Ignacio Sánchez, secretario general de la Federación de Servicios de UGT en L"Alacantí. Según Sánchez, esta desmotivación laboral atiende a tres razones: una, los trabajadores no se sienten tan libres como antes a la hora de presentar programas, pues sospechan que sus ideas son supervisadas bajo prismas políticos; dos, el convenio específico para los trabajadores de la Obra Social lleva dos años sin firmarse; tres, no existe apenas promoción interna, pues los cuadros directivos los copan personas de la caja que sintonizan con el color político del Consell.

En este sentido, levantó ampollas el nombramiento de Juan Navarro Balsalobre, apoderado de Medymed, empresa que desarrolla actividades medioambientales para la CAM, como director de la Obra Social tras la destitución de Francisco Monllor. Considerado hombre de confianza del vicepresidente segundo de la Generalitat, José Joaquín Ripoll. Bajo su dirección, la CAM vivió a mediados del pasado mes de mayo su escándalo más sonado: la presunta censura por parte de la entidad de la presentación de Buzón del tiempo, el último libro de relatos del escritor uruguayo Mario Benedetti, por el anuncio de la presencia del rector de la Universidad de Alicante, Andrés Pedreño. La presentación debería haberse celebrado en el Aula de Cultura de la CAM, pero fue suspendida en el último momento. Las espadas mediáticas apuntaron a Balsalobre como ejecutor de las órdenes de Presidencia de la Generalitat, y Ripoll fue abucheado al entrar al salón del hotel Melià donde finalmente se celebró el acto.

"Hace dos años que la CAM no emprende proyectos ambiciosos. Ha perdido nervio en cuanto a iniciativas", corroboran fuentes del Consejo de Administración, que han notado "una menor confianza y un mayor sectarismo" respecto al trabajo de los técnicos, responsables de la programación cultural de la CAM. También esta misma fuente alude al enfriamiento en las relaciones con la Universidad de Alicante. "Muchas iniciativas mixtas se han cortado desde el conflicto entre el presidente de la Generalitat y el rector y suceden cosas como la retirada de la aportación de tres millones anuales que la CAM destinaba al Centro de Documentación Europea", aduce, y reflexiona: "No tiene sentido castigar a la Universidad de Alicante".

En proporción, el presupuesto de la Obra Social ha crecido ligeramente por debajo de las ganancias. La CAM aumentó sus beneficios a un ritmo medio del 20% desde 1994 y la Obra Social creció una media del 14,25% en el mismo periodo. Pero el reparto del pastel ha variado. La Caja de Ahorros del Mediterráneo se ha configurado en estos últimos años como un referente en el plano medioambiental. Fuentes del Consejo de Administración hablan de un plan estratégico acordado entre Bancaja y la CAM, por el cual la primera centraría la mayor parte de sus actividades en el ámbito social y la segunda se consolidaría en el de la Naturaleza.

Lo cierto es que medio ambiente ha ido ganando peso en el reparto del presupuesto de la Obra Social de la entidad de ahorros. En el año 1998, este área recibió 822 millones de pesetas, un 44,82% del total de los recursos habilitados, mientras que las áreas de arte, cultura y pensamiento, sumaron entre todas 514 millones, es decir un 28%.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS