FÚTBOL: Internacional

El penúltimo viaje del goleador Romario

El Flamengo expulsa al veterano delantero brasileño por irse de juerga tras una derrota

La retransmisión en directo del España-Brasil, que paralizó el país la tarde del sábado dejando mal sabor de boca, fue interrumpida para dar paso a una declaración urgente de Edmundo Santos Silva, presidente del Flamengo, el popular equipo de Río de Janeiro, que anunciaba su decisión irrevocable de expulsar del club al polémico jugador Romario.La gota que colmó el vaso, en un clima ya tenso , fue el hecho de que mientras 35 millones de flameguistas lloraban de pena por haberse quedado su equipo este año fuera de la Liga, Romario, de 33 años e ídolo de millones de hinchas en todo Brasil, se fue con sus compañeros de equipo Fabio Baiano y Leandro Machado a divertirse a una cervecería hasta las tantas de la madrugada. Con Romario han sido expulsados del equipo tambien sus dos compañeros de juerga.

El presidente del Flamengo ha sido arropado incluso por la opinión pública, aquí dividida por la mitad -incluso entre los aficionados del Flamengo- entre los apasionados por el rebelde Romario y sus adversarios. Existe la impresión de que muchos de estos jugadores famosos llevan una vida demasiado cómoda y mundana sin preocuparse ni sufrir cuando sus equipos van mal ya que tienen muy seguros sus puestos y sus contratos millonarios. Romario mismo, en un famoso programa de televisión, se jactó un día de que escaparse de noche de una concentración para irse de juerga volviendo al amanecer era tan fácil como regalar una camiseta del club a los vigilantes.

Romario se ha quejado, sin embargo, de haberse enterado de su expulsión del club sólo por la prensa y la televisión ya que aún nadie le había comunicado nada oficilamente. Y comentó que antes de rescindirle el contrato tienen que pagarle los cinco millones de dólares que le deben.

El jugador ha defendido su derecho de irse de juerga cada vez que se le antoje y afirmó -con un ojo puesto en sus hinchas- que aún se siente del Flamengo.

A la pregunta sobre qué va a hacer ahora que ha sido expulsado del Flamengo, se limitó a decir: "Me buscaré otro trabajo", aunque su mujer, Daniele Favatto, confió ayer a los periodistas que existen ya decenas de clubes que se lo están rifando y añadió: "Quien más va a perder no va a ser ciertamente mi marido".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS