COYUNTURA AGRARIA

Las ayudas al lino bajarán de 120.000 pesetas por hectárea a 40.000 en la próxima cosecha

Se acabó la escalada en el incremento de las superficies de cultivo del lino y también la carrera que se había establecido para la instalación de plantas para su transformación. Según las previsiones manejadas por el sector, la propuesta aprobada por la Comisión para la reforma de la Organización Común de Mercado del Lino va a suponer a partir de la próxima campaña la drástica reducción de las siembras hasta niveles mínimos ante la fuerte reducción de las ayudas previstas por Bruselas. Las ayudas al cultivo bajarán de las actuales 120.000 pesetas por hectárea a una media entre 35.000 y 40.000 pesetas.

Todas las organizaciones agrarias, Asaja, UPA y COAG coinciden en señalar que esta reforma puede suponer el fin del cultivo del lino en España. Para Javier Alejandre, responsable técnico de UPA de UGT, es "lamentable que por culpa de unos escándalos se vaya a eliminar la posibilidad de un cultivo alternativo en España hecho por profesionales". En esta misma línea, se denuncia a Bruselas por haber utilizado el escándalo o la picaresca de unos pocos para reducir sus gastos en este sector, algo que se teme se pueda repetir en otras producciones como el algodón.Durante los últimos años, consecuencia de unas ayudas medias por hectárea de unas 120.000 pesetas, se produjo una auténtica explosión en las superficies de siembra para el lino, pasando de 200 a unas 9.000 hectáreas en la campaña anterior. En el mismo periodo, las ayudas pasaron de 23,5 millones a cerca de 10.000 millones de pesetas, que suponen el 40% de todas las ayudas pagadas por la UE para este cultivo. El agricultor percibía la ayuda simplemente por observar unas condiciones mínimas, 100 kilos de semilla y la recolección de 1.500 kilos de paja, sin un control posterior sobre los procesos de transformación y venta.

Tras los escándalos de los últimos meses en el sector del lino, la Comisión Europea ha dado luz verde a una propuesta de reforma de esta OCM que afecta de forma negativa a este cultivo en España. Al contrario de lo que sucede ahora, Bruselas ha fijado cuotas de producción por países, tanto para lino de fibra corta como lino de fibra larga, el que más se utiliza ahora, pero que en España no se produce.

La UE ha propuesto una cuota global de 119.250 toneladas para el lino de fibra corta, de las que 18.700 toneladas corresponderán a España, mientras que para fibra larga la cuota global será de 75.500 toneladas, con una asignación de sólo 50 toneladas para España. Ésta es una novedad respecto a la situación actual de producción sin cuotas. España tenía teóricamente una producción de unas 28.000 tonelaads de fibra corta y prácticamente nada de fibra larga.

Frente a la ayuda de 120.000 pesetas por hectárea siempre que se cumplieran condiciones míninimas de cultivo, en el futuro el productor de lino tendrá solamente una ayuda por hectárea en el marco de los rendimientos que se hayan asignado en los cultivos de herbáceos. Para este producto, la ayuda por tonelada es de 88,2 euros esta próxima campaña, 75,6 euros en la siguiente y 72,5 euros para el tercer año. Eso supone que para unas tierras con rendimientos asignados entre los 2.500 y los 3.000 kilos, las ayudas pueden estar entre las 35.000 y las 40.000 pesetas por hectárea como máximo. Junto a esta ayuda directa al agricultor, se establece la ayuda por la transformación de la paja. El rendimiento de paja a fibra se estima en torno al 25% . En este caso, la prima para la fibra del lino corto sería de 40 euros por tonelada, lo que equivaldría a unas 4.000 pesetas por hectárea, mientras en el caso de la tonelada de fibra larga, las primas parten en el primer año de 11.500 pesetas para llegar al año 2000 a 33.200 pesetas.

De acuerdo con estos datos, si sigue adelante esta propuesta, medios sindicales auguran el fin de la fiebre del cultivo del lino en España, poniendo fuera de combate a los cazaprimas. Por contra, prevén el auge de otros cultivos herbáceos más rentables si se considera el alto precio de la semilla del lino, de unas 20.000 pesetas por hectárea.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS