Cada uno de los 80 magistrados del Supremo tendrá un letrado adscrito

Los aproximadamente 80 magistrados del Tribunal Supremo podrán disponer a partir del próximo año de un letrado adscrito a cada uno de ellos, si se aprueba una enmienda de CiU a la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos, tramitada con el máximo sigilo y a espaldas del Consejo General del Poder Judicial, según informaron fuentes judiciales. Mientras esto se produce, el Ministerio de Justicia deniega a los jueces y fiscales de la jurisdicción ordinaria una subida salarial que sea mayor del 2%.

El socio parlamentario del Gobierno conseguirá para los magistrados del Supremo otra de las reivindicaciones que, junto al incremento de un 60% del sueldo y la disposición de un coche oficial, plantearon asambleariamente la pasada primavera, según las mismas fuentes. Éstas contraponen esta iniciativa al hecho de que el Ministerio de Justicia, dirigido por Margarita Mariscal de Gante, insista en negar a los jueces y fiscales de la jurisdicción ordinaria una subida superior al 2%.La enmienda parlamentaria no llega a cuantificar el importe que supondrá dotar a cada magistrado del Supremo de un letrado personal, pero las fuentes informantes temen que a cada uno de estos letrados habrá que dotarle además de un auxiliar y los correspondientes equipos de informática y ofimática.

Por ello, según estas mismas fuentes, es más que posible que esta reforma implique habilitar "un montón de millones, mientras Justicia está diciendo que no hay un duro para subir los sueldos de los jueces y fiscales".

La enmienda de CiU consiste en una modificación a la Ley de Planta y Demarcación Judicial, cuyo artículo 23 establece que en el Gabinete Técnico del Tribunal Supremo prestarán servicio 35 letrados que desempeñarán funciones de documentación y asistencia técnica a los magistrados del Tribunal.

Actualmente, los letrados quedan adscritos a las diferentes Salas a través de un acuerdo de la Sala de Gobierno, en tanto que la enmienda propone "un número de letrados igual al de magistrados del Tribunal Supremo, (...) estando adscritos personalmente a cada uno de ellos, de los que dispondrán funcionalmente".

"Además, habrá 15 letrados con destino en el Gabinete Técnico de Información y Documentación que podrán ser adscritos a las diferentes Salas por acuerdo de la Sala de Gobierno, o prestar servicio en el propio Gabinete, bajo la dependencia funcional de los presidentes de Sala o el Presidente del Tribunal Supremo", añade la enmienda.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En definitiva, los letrados del gabinete se reducen de 35 a 15, pero se adscriben otros 80 aproximadamente, uno por cada magistrado, lo que supone un incremento de 60 letrados para el Tribunal Supremo. Cada uno de ellos tendrá el mismo sueldo que un secretario de Sala del Supremo.

La propuesta de CiU contradice incluso un acuerdo de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo celebrada el pasado 4 de octubre que consideró "necesario y urgente el aumento del número de letrados del Gabinete Técnico".

Frente a este acuerdo mayoritario, los magistrados Ramón Trillo, Víctor Fuentes y José Manuel Sieira formularon un voto particular en el que consideraban necesario que un letrado magistrado estuviese adscrito a cada uno de los jueces y proponían que, "dada la urgencia" con que se necesitaban, "la norma suficiente sería la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos".

En definitiva, la enmienda de CiU recoge puntualmente la postura de los firmantes del voto particular frente al acuerdo mayoritario de la Sala de Gobierno del Supremo. Trillo y Sieira, de la Sala de lo Contencioso Administrativo, fueron los dos jueces que más contribuyeron a la redacción del Estatuto para los Magistrados del Tribunal Supremo y también los miembros más activos del movimiento asambleario surgido en el último año dentro del alto tribunal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS