Guilherme puede igualar hoy el mejor registro goleador de Brasil

El ex del Rayo hace historia con su actual equipo, el Atlético Mineiro

Guilherme Cassio Alves, de 25 años, aquel futbolista que hizo el viaje Brasil-Vallecas para darse a conocer en Europa y, tras conseguirlo, regresó a Brasil; el mismo que deslumbró un día en el Bernabéu y acabó, momentáneamente, con la carrera de Valdano como técnico del Madrid. Ese mismo futbolista está a un gol de abrirse de golpe las puertas de la gloria allá en su país. Guilherme es el máximo realizador del Brasileirao, que así se llama el campeonato unficado del país sudamericano, creado en 1971 y que, en su edición de este año, finaliza hoy. Lleva Guilherme 28 tantos, con lo que ya puede guardar en su bolsillo el título de máximo goleador. Pero por delante tiene 90 minutos para llegar más lejos, para dar un salto cualitativo que le lleve a convertirse en campeón con su equipo, el Atlético Mineiro y, en caso de marcar un gol, para hacerse un hueco en la historia moderna del fútbol brasileño.Guilherme está a un solo tanto de igualar la mejor marca realizadora de un jugador en una misma temporada, que posee el conflictivo Edmundo desde que lo consiguiera hace dos temporadas con el Vasco de Gama. Un gol le falta a Guilherme y hoy tendrá la oportunidad, la última oportunidad, de marcarlo. Su equipo, el Atlético Mineiro, disputa en terreno del Corinthians el tercer partido de la final del campeonato.

En el primero, el resultado favoreció al Mineiro, que ganó 3-2. Los tres tantos del conjunto de Belo Horizonte llevaron la firma de Guilherme, que acumulaba así 28 y se quedaba a un paso del récord. Todo pudo resolverse en el encuentro de vuelta, pero el Corinthians venció por 2-0 (goles de Luizao, ex jugador del Deportivo) y todo quedó pendiente del encuentro de hoy, que se disputa en terreno del Corinthians a las 19.00 (hora española) y que, en caso de acabar en empate, daría el título a este equipo.

Guilherme puede hoy vestirse de campeón y pasar a la historia, que es para lo que regresó a Brasil. La única credencial que poseía cuando llegó a Vallecas en enero del 94 era la de su lugar de nacimiento, precisamente Sao Paulo, donde se disputa el partido de hoy. En un equipo, el Rayo, donde los últimos dueños del número 9 respondían al nombre de Polster y Hugo Sánchez, el mero hecho de que aterrizara un futbolista brasileño, y además desconocido, era sinónimo de bien poco. Por ello, y porque el club alegó que sufría problemas de corazón, detalle éste que él desconocía y que sigue desconociendo, el Rayo no pagó más que 40 millones al Sao Paulo por su cesión hasta final de temporada, aunque se quedó con una opción de recompra. Ejecutó el Rayo esa opción, principalmente porque Guilherme, que contaba entonces 20 años, dejó escrito en su hoja de servicios lo siguiente: 17 partidos jugados y 14 goles conseguidos, que le vinieron de maravilla al Rayo para abandonar la Segunda división y abrazar el ascenso.

Pero el viaje a Europa de Guilherme, a diferencia de los de otros muchos compatriotas, fue veloz y de ida y vuelta. Dos temporadas estuvo con el Rayo en Primera, en las que consiguió 24 goles, que le convirtieron en el máximo realizador de la historia del club en la máxima categoría, por delante de Fernando Morena. En la temporada 95-96, Guilherme vivió su momento de mayor esplendor como jugador rayista. Fue en el escaparate que él siempre soñó, el Bernabéu, donde marcó los dos goles del Rayo (1-2) que llevaron a Sanz a destituir a Valdano como técnico madridista.

Llegaron malos tiempos y, con ellos, el clásico descenso del Rayo una temporada después. La posibilidad de que el brasileño jugara en Segunda no estaba del todo clara. Y menos lo estuvo cuando apareció el Gremio de Porto Alegre con 600 millones de pesetas bajo el brazo. La primera aventura europea de Guilherme tocaba a su fin. Pero ni en el Gremio, donde sólo marcó un gol, ni en el Vasco da Gama, su siguiente equipo, encontró Guilherme la inspiración.

Sí la encontró, y de qué manera, en cuanto se visitó con los colores negro y blanco del Atlético Mineiro. Guilherme comenzó a agigantarse de tal modo que hoy le llega el gran día, ése que puede coronar a su equipo y llevarle a él a convertirse en el máximo goleador del campeonato brasileño en una misma temporada. Ni Romario se atrevió a tanto.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS