FCC encuentra escollos en su inversión en Portugal

La entrada de la constructora española FCC en Portugal ha encontrado un pequeño escollo. La Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) ha encontratado una posible violación de la normativa bursátil en la compra del 15% de Engil, pero en cualquier caso ha decidido no abrir ningún proceso sancionador. La autoridad bursátil, según FCC, conidera que es una opinión no vinculante. La posibilidad de sancionar a FCC queda abierta para la junta de accionistas, que es la que debe decidir si le quita los derechos de voto.

La compañía española invirtió el pasado verano 3.400 millones de pesetas en comprar el 15% de la empresa lusa poco después de que el grupo Mota anunciara el lanzamiento de una OPA que nunca llegó a plasmar. Después acusó a FCC de concertar la compra con geril, accionista de referencia de Engil, tras conocer la información de la OPA.

Según FCC, la autoridad bursátil lusa ha confirmado que la compra de acciones "no se efectuó en concertación con Engil o sus administradores", y ha señalado que "cualquier procedimiento abierto contra esta compañía se anularía por la mera entrada en vigor del nuevo Código de Valores Mobiliarios" de Portugal. Ayer la autoridad bursátil suspendió la cotización de Engil.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS