El fotógrafo Ferdinando Scianna realiza un viaje por el mundo de los niños La Domus de A Coruña expone 100 obras

En la Domus o Casa del Hombre, el museo interactivo coruñés, un contador luminoso registra al instante el crecimiento de la población mundial. Para conmemorar la cifra simbólica de los 6.000 millones de habitantes del planeta, el museo ha promovido la muestra fotográfica Niños del mundo. Cien imágenes del fotógrafo Ferdinando Scianna para intentar darle rostro a esa cifra que se incrementa segundo a segundo, según registra el marcador.Ferdinando Scianna (Bagheria, Sicilia, 1943) se integró en la mítica agencia Magnum en 1977 por invitación de uno de sus fundadores, Henri Cartier Bresson, su "maestro de siempre", y fue pionero de la sorprendente aplicación de las técnicas y el estilo del fotoperiodismo a la fotografía de moda, como las imágenes de la modelo Marpessa. En sus reportajes en distintos países del mundo siempre reservó miradas y película para el mundo infantil.

"Cuando recibí el encargo de la Domus para la celebración de los 6.000 millones de habitantes, el tema y la visión de Scianna me parecieron lo más adecuado", dice Oliva María Rubio, comisaria de la exposición. "Su mirada es sutil, no invade las imágenes, es como un intento de darle forma al caos. Después de contemplar las fotos, todos los niños retratados conservan su dignidad, por encima de la suerte o la desgracia de su nacimiento".

Personalidad

En efecto, hay alguna imagen truculenta como la de un infante presuntamente apuñalado que enseña un mendigo de Benarés para concitar la limosna, o las típicas de la hambruna subsahariana. Pero, por lo general, en todas las fotos, desde la de una orquesta infantil en Miami hasta las de los pillastres del barrio almeriense de La Chanca, sobresale principalmente la personalidad de los retratados. La misma placidez reina en las caras de dos hijas dormidas del fotógrafo que en una pareja de niños mineros bolivianos que posan con una cría de vicuña en brazos, con un abismo al fondo.

Niños del mundo es, además de un recorrido por la infancia de cualquier lugar, un paseo por la trayectoria personal y profesional de Scianna. En el montaje figuran un centenar de piezas en blanco y negro, en un viaje por la infancia que tiene encuentros en Costa de Marfil, India, Etiopía, Colombia, Bolivia, Estados Unidos, Egipto, Vietnam, Malí, además de las imágenes realizadas en Italia, España, Francia, Irlanda y Yugoslavia.

Hay desde fotos extraídas de la serie sobre romerías y fiestas religiosas de su Sicilia natal que realizó a los 20 años y con la que ganó el prestigioso Premio Nadar en 1966 hasta alguna datada en este mismo año. La muestra se clausurará el 21 de marzo con la presencia del autor.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Scianna aporta, según la comisaria, una determinada forma de mirar, de ordenar el espacio, de "dar forma al caos", como el título de uno de sus libros, al mostrar cómo viven otros seres humanos, cercanos o en países muy alejados al nuestro. En sus proyectos fotográficos ha colaborado con escritores como Leonardo Sciascia, en cinco libros, y Manuel Vázquez Montalbán.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS