Una "patata caliente" para el nuevo Gobierno

Al cumplirse un mes de la toma de posesión del Gobierno argentino de la Alianza, las nuevas autoridades han mostrado una actitud formal distinta del anterior presidente, Carlos Menem, en relación al peliagudo tema de las violaciones de derechos humanos cometidas por los militares. "Que actúe la justicia", es la frase que sale de las bocas de los prohombres del Gobierno, con el presidente Fernando de la Rúa a la cabeza. Menem cerró el paso a cualquier solicitud de colaboración procedente del juez Baltasar Garzón en su persecución de los responsables de crímenes. Hoy están en el Gobierno hombres que se caracterizaron por su vehemencia contra los militares, como el ministro del Interior, Federico Storani, o que formaron parte del tribunal que juzgó a las juntas de la dictadura, como el ministro de Justicia, Ricardo Gil Lavedra.

Más información
Uno de los suboficiales argentinos implicados en el robo de niños confirma los hechos

El salto de la oposición a la responsabilidad de gobernar conlleva moderación tanto en el lenguaje como en los hechos. Sin embargo, la abogada Sophie Thonon, representante de 14 familias de desaparecidos franceses, ha dicho a su paso por Buenos Aires, donde ha sido recibida por el titular de Justicia: "Pienso que hay esperanza. [El ministro] está preocupado y en buena disposición".

Entre otros, Thonon tiene a cargo los casos de las dos monjas francesas, Alice Dumon y Leonie Duquet, secuestradas y torturadas en 1977 por un comando liderado por el ex oficial del Grupo de Tareas en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), Alfredo Astiz. Por esos delitos, Astiz fue condenado a cadena perpetua por la Corte Suprema de París en 1990. "Hubo una orden de captura internacional contra Astiz tramitada a través de Interpol que ahora debe estar en un cajón del despacho de algún policía de Buenos Aires".

Desapariciones

La letrada francesa se entrevistó con el ministro Gil Lavedra para plantearle el asunto de Astiz y la causa por la desaparición de 14 franceses y francoargentinos durante la dictadura, iniciada en 1998 y que se encuentra en fase de instrucción a cargo del juez Roger Leloir, informa Itziar Badía. Según Thonon, Gil Lavedra se comprometió a investigar y a tramitar la orden de captura de la Interpol contra el militar apodado el ángel rubio, quien se infiltró durante la represión entre las Madres de Plaza de Mayo como hermano de un desaparecido.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

En cuanto a la causa que tramita el juez Leloir, la abogada relató que el ministro "le hizo entender que hay que aplicar las leyes argentinas", en sintonía con la respuesta ante la orden de captura contra 48 ex militares dictada por Garzón. Astiz será juzgado el 25 de febrero por apología al terrorismo en una entrevista concedida a la revista Tres Puntos donde afirmó ser "el hombre mejor preparado para matar a un político o a un periodista".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS