La Junta concede a la Olavide 1.000 millones más para su Facultad del Deporte

La Universidad Pablo de Olavide ya puede decir que tiene su Facultad del Deporte, una carrera muy demandada por los alumnos y con pocos problemas de desempleo. Hasta ahora, en la comunidad, sólo podía cursarse esta titulación en Granada y muchos aspirantes se quedaban fuera. La Olavide ha elaborado una titulación de cinco años con cuatro itinerarios curriculares: Gestión deportiva, Didáctica de la actividad deportiva y física, Rendimiento deportivo y Actividades físicas y de la salud.Así diseñada, ha recibido el apoyo del consejero de Educación, Manuel Pezzi, que llevará la petición de la universidad al Consejo Andaluz de Universidades en mayo o junio para que, una vez aprobada, la titulación pueda impartirse el curso que viene. Esto, sin embargo, no es probable porque faltan por construir algunas de las instalaciones necesarias. Además, el plan de estudio debe ser aprobado por el Consejo General de Universidades, lo que también llevará un tiempo. La rectora de la Olavide, Rosario Valpuesta, expresó su deseo de que la carrera empiece "cuanto antes" pero las dificultades para que sea el curso que viene son obvias.

La Universidad cuenta además con el apoyo económico de la Consejería de Turismo y Deportes, cuyo titular, José Núñez, firmó ayer con la institución académica un segundo convenio por valor de unos 1.000 millones de pesetas que servirán para contratar al profesorado y para finalizar la infraestructura necesaria. Deportes ya colaboró en la remodelación de varias instalaciones deportivas con otros 600 millones, tantos como dedicó la universidad en aquel entonces.

Junto al plan de estudios diseñado, la Olavide ha recibido el apoyo para impartir esta titulación gracias a las instalaciones y terrenos con los que cuenta: una pista de atletismo con campo de rugby, un pabellón de musculación, tenis de mesa. A todo ello se suma el pabellón polivalente que está en proyecto, un campo de golf que se ampliará hasta nueve hoyos, seis pistas polideportivas ya aprobadas, campos de baloncesto y de voleibol.

Titulación polémica

La Consejería de Deportes financiará la construcción de los laboratorios y además habrá una piscina cubierta. Todas las instalaciones serán de uso público pero los estudiantes tendrán prioridad.

La licenciatura está dividida en dos ciclos por lo que los alumnos diplomados en otras titulaciones podrán pasar al cuarto y quinto curso de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, pero antes tendrán que hacer un curso puente en el que se incluirán las materias troncales imprescindibles para no partir de cero.

La Universidad Hispalense propuso hace un año un sistema parecido por el que los diplomados en Magisterio podrían acceder al segundo ciclo de esta carrera con un complemento de formación de 45 créditos. Aquellos planes de estudio no convencieron ni a la Facultad del Deporte de Granada, cuyo decano, Antonio Oña, los tildó de "estudios basura", ni al resto de las Facultades del país. Oña dijo entonces que no se trataba de una postura exclusivista porque estaba dispuesto a "apoyar y asesorar a Sevilla para crear una Facultad del Deporte" siempre que se garantizara "la calidad de la docencia".

Ahora, Antonio Oña cree que los planes de estudio diseñados por la Olavide responden a las exigencias de la titulación y ha cumplido su promesa de apoyo: el decano granadino pertenece a la comisión que se ha encargado de elaborar los planes de estudio para la nueva Facultad de Sevilla.

El consejero de Educación dijo ayer que lo propuesto por la Hispalense podría hacerse pero "plantearía más dificultades" por el posible enfrentamiento entre Deporte y Magisterio, pero tampoco descartó que puedan aprobarse otras titulaciones como esta en el futuro. En compensación, aseguró que la Ingeniería Aeronáutica solicitada por la Hispalense estará aprobada este año. Esta licenciatura se impartiría en la Escuela Superior de Ingenieros de La Cartuja, un centro de "los mejores que hay en Europa", según dijo Pezzi.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS