Jarrai coloca carteles contra un concejal socialista, y otro cargo del PP recibe una carta amenazante

Dimas Sañudo, edil socialista en el Consistorio bilbaíno, no supo qué responder en marzo a sus hijos cuando le preguntaron si algún día podrían ponerles una bomba en casa. Visitaban a sus abuelos tras la explosión de un artefacto casero en el rellano de su vivienda. Ayer Sañudo denunció a Jarrai en los juzgados por colocarle carteles amenazantes en su casa. "No tengo libertad", resumió en rueda de prensa. A su vez, el concejal bilbaíno del PP Adrián Castro recibía una carta en la que se le tilda de asesino. Socialistas y populares exigen al PNV que no sea cómplice con su silencio.

Siguiendo un manual no escrito pero repetido en cada contienda electoral, los sectores radicales ligados a HB y Jarrai activan las amenazas directas, las intimidaciones y los carteles, mientras dejan el trabajo de campo para los comandos Y de apoyo a ETA. El objetivo de sembrar el miedo se amplifica según se acercan los comicios. Durante los 14 meses de tregua, los concejales y cargos electos del PP, PSE y Unidad Alavesa objetivo de los terroristas hicieron suya una frase: "ETA ya no mata, pero no nos deja vivir". Ahora es peor: ya ni siquiera hay tregua.La proximidad de los comicios generales, previstos para el 12 de marzo, augura un recrudecimiento de la kale borroka, que ya viene manifestándose tanto en el País Vasco como en Navarra, y de las amenazas. El objetivo de los radicales se va logrando poco a poco. Hoy, por ejemplo, los miembros del grupo municipal del PP de la capital donostiarra no asistirán a los actos lúdicos de la fiesta de San Sebastián por temor a posibles incidentes. Los ediles populares aducen que su seguridad no está garantizada.

Algo similar indicó ayer el edil portavoz del PSE-EE en el Ayuntamiento de Bilbao, Dimas Sañudo, tras denunciar la colocación en las inmediaciones de su domicilio de carteles amenazantes con su foto y la leyenda en euskera Respeta la palabra de la juventud vasca o si no lo pagarás caro. En los carteles, firmados por Jarrai , se le acusa de "carcelero" y se pide la vuelta de los presos vascos a Euskadi. El concejal socialista, arropado en una rueda de prensa por los secretarios generales de Vizcaya y de Euskadi, Patxi López y Nicolás Redondo Terreros, respectivamente, pidió expresamente al consejero de Interior, Javier Balza (PNV), que "ponga todos los medios para que esto no ocurra. Si quieren, pueden hacerlo", dijo.

Denuncia judicial

El edil amenazado descargó su verbo contra Jarrai, organización juvenil a la que comparó en su forma de actuar con Hitler. "Es una intimidación continua contra los que no piensan como ellos", dijo Sañudo, al tiempo que se preguntaba: "¿Qué delito hemos cometido aparte del de no ser nacionalistas?". Como los carteles están firmados por Jarrai, el concejal presentó una denuncia en el juzgado contra esta organización. Pero la iniciativa no tendrá ninguna repercusión real, ya que Jarrai es un grupo alegal que carece de entidad jurídica. Redondo dijo ayer al presidente del PNV, Xabier Arzalluz, que cuando la libertad está en juego "no valen sutilezas vaticanas eclesiásticas". Y, refiriéndose a los peneuvistas, advirtió de que "si el PNV sigue ciego, sordo y mudo como hasta ahora, empezará a tener una responsabilidad directa en este menoscabo de la libertad". El PP, a su vez, acusó al PNV de "mirar para otro lado". El edil popular Adrián Castro recibió una carta amenazante en la que se le acusa de "ser cómplice de esta continua tortura" contra los presos de ETA y de haber "asesinado" a varios de ellos mediante "su política carcelaria, inhumana e ilegal".

El alcalde de Bilbao, el peneuvista Iñaki Azkuna, anunció que apoyará "todas las medidas que hagan falta" ante estas amenazas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS