Trans Am probará en Getxo la vigencia en el rock de la experimentación

"En el pop y en el rock ya está todo inventado". Ésta frase es muy socorrida hoy en día y puede oírse tanto en boca de la prensa especializada como de grupos que justifican la escasa originalidad de sus propuestas. Sin embargo, el afán experimentador no se acabó con el declive del pomposo rock sinfónico o progresivo, sino que aún hay bandas dispuestas a investigar y a mezclar sonidos sin recato. Es el caso, por ejemplo, de Trans Am, que mañana (22.00) actúa en la sala Gwendolyne de Getxo.El conjunto norteamericano promociona actualmente Futureworld (Thrill Jockey), cuarto elepé de un trío adiestrado en el hard rock cuyos componentes vieron la luz cuando descubrieron a Kraftwerk, los padres de la música electrónica. De ahí que el álbum esté decididamente abierto a la experimentación y a la improvisación, y que el pulso electrónico se conjugue con el cariz apocalíptico de una canción obsesiva y guitarrera como City in flames.

Aunque no han faltado comparaciones con bandas célebres de rock progresivo, Trans Am son incluidos dentro del movimiento post-rock, donde comparten protagonismo con formaciones como Tortoise. Todo merced a la obra que han creado desde que se reunieran hace diez años en Washington DC.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS