Por sus méritos

El golfista hondarribitarra José María Olazabal recibirá hoy a mediodía en la casa consistorial la mayor distinción que otorga San Sebastián: el Tambor de Oro, con el que se plasma el reconocimiento a la labor de difusión y promoción del buen nombre de la ciudad.Olazabal, ganador en dos ocasiones del Masters de Augusta, ha sabido promocionar con sus éxitos deportivos la imagen de Guipúzcoa y de su capital. Sin pretensiones, ni grandilocuencias, pero con una gran dosis de eficacia siempre unida a su talla profesional. El jugador de golf, hijo predilecto de Hondarribia, recibe el premio un año después que la soprano Ainhoa Arteta. La cantante tolosarra hizo vibrar al público del salón de plenos, cuando prestó su voz a Sarriegi e interpretó la marcha de San Sebastián. Lo exigía su profesión. Olazabal lo tiene más difícil para vincular el golf con la fiesta en el acto de entrega del Tambor de Oro.

Más información
Los redobles se adueñan de la calle

El golfista se ha convertidido en uno de los principales protagonistas del festejo patronal de 2000 y pasa a engrosar la lista de celebridades a las que se consideró merecedoras de este premio en ediciones anteriores, entre ellos, el productor cinematográfico Elías Querejeta, el periodista Iñaki Gabilondo, el actor Alfredo Landa, el ciclista Mariano Lejarreta, la cineasta Pilar Miró o el poeta Gabriel Celaya.

En todo caso, San Sebastián siempre mira a casa y premia a "los donostiarras y colectivos que con su trabajo diario demuestran su dedicación y cariño por esta ciudad". Las Medallas al Mérito Ciudadano fueron entregadas ayer en el Ayuntamiento pocas horas antes de que estallara la fiesta en la Parte Vieja.

La fundadora del Club de Arte Catalina de Erauso, Luz Miranda; Tomás Artano, del Club Deportivo Loiolatarra; Ignacio Pérez- Arregui, presidente de Afodesa; la Sociedad Fotográfica de Guipúzcoa y Antiguako Pilotazaleok Elkartea vieron así reconocido oficialmente su trabajo por la ciudad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS