RAFAEL ALCACER GUIRAO

Una vuelta de tuerca y cuatro crímenes

Rafael Alcacer Guirao tiene 30 años, vive en una buhardilla del barrio de Las Letras y ejerce como profesor universitario de Derecho Penal. Escribe "por el placer de hacerlo" desde los 18 años, pero no tiene "ninguna pretensión" de dedicarse a la literatura. "A los 25 llegué a la conclusión de que no valía para esto", cuenta. Aún sigue construyendo ficciones, aunque con menor intensidad.Nunca hasta ahora se había presentado a un concurso literario. Para hacerlo esta vez eligió a Borges, uno de sus autores preferidos. "Siempre me ha fascinado la idea de repetir el Quijote palabra por palabra pretendiendo que fuera una novela distinta", como hizo el escritor francés Pierre Menard, un literato genial que tan sólo existió, como otros muchos, en la mente de Borges. A ese asunto, Rafael Alcacer quiso darle "una vuelta de tuerca".

Más información
'Elemental, querido Borges'

Sobre la idea de un escritor del Quijote fracasado colgó una trama cargada de suspense con cuatro editores asesinados. "Me gusta la novela negra. El mismo Borges escribió mucho sobre crímenes, y a mí me pareció una buena mezcla".

¿Su experiencia en Derecho Penal le empujó a idear una historia de asesinatos en serie? "Eso mismo pensó mi novia", señala, "pero yo creo que no. Aunque a lo mejor me ocurrió inconscientemente, porque yo leo muchas sentencias de tribunales sobre crímenes". Rafael Alcacer Guirao es aficionado a Faulkner, "y entre los nuevos", destaca a Antonio Lobo Antunes. Ayer recibió con alegría la noticia sobre su éxito en el concurso literario convocado por la editorial Alguara, el Círculo de Bellas Artes y EL PAÍS, al que se presentaron más de 200 originales. Hasta su buhardilla de la calle de Huertas no llega el ruido nocturno que enfrenta a los vecinos de este barrio con los dueños de bares. "El problema no es de los locales, sino de los que salen a la calle gritando y de los coches que tocan la bocina de madrugada", opina Rafael.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS