THE WASHINGTON POST Biblioteca del Congreso

La Biblioteca del Congreso norteamericano celebró el pasado lunes su bicentenario y sus celebraciones, entre ellas la inauguración de una nueva página en Internet, han dado la oportunidad de analizar el pasado y las perspectivas de futuro (...). James Billington, bibliotecario del Congreso, ha hecho la pregunta clave (...): la actual revolución electrónica de las comunicaciones ¿servirá para renovar de forma imaginativa nuestro código de valores e instituciones o lo erosionará? El papel de la biblioteca, según él, en este asunto es "añadir sin quitar" el uso de la información electrónica e Internet para permitir llegar hasta los libros, "donde están todas las respuestas suscitadas por preguntas encerradas en cualquier imagen, dibujo o película". Pese a todos sus tesoros, la mayor contribución de la Biblioteca del Congreso a la salud cívica sigue siendo que pone el énfasis en la democratización del acceso al conocimiento. (...) Clinton ha expresado la pasada semana la importancia que tiene hacer desaparecer la "división digital", mediante la conexión a la red de escuelas y bibliotecas. Está casi conseguido este objetivo con el 95% de escuelas enganchadas a la red (...), pero la diversidad de oportunidades persiste, fundamentalmente porque la conexión por sí misma significa poco si no se usa como portal de acceso al conocimiento real. ¿Pueden las bibliotecas servir a este propósito? Desde luego, y no será de poca ayuda seguir el ejemplo del énfasis puesto durante la celebración de este bicentenario en tareas "pasadas de moda" como la preservación cultural, además de sus nuevos poderes.Washington, 28 de abril

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS