ASTROFÍSICA Cómo hacer galaxias en forma de lenteja a partir de espirales

En el universo que los astrofísicos observan a nuestro alrededor, a una distancia relativamente pequeña, abundan las galaxias con forma de lenteja, llamadas SO, en las que no hay indicios de formación estelar reciente ni gas hidrógeno. Sin embargo, al mirar más lejos, y por tanto hacia atrás en el tiempo del cosmos en expansión, los científicos han visto -especialmente gracias a la alta resolución del telescopio espacial Hubble- que en el universo más joven abundan las galaxias espirales, como nuestra Vía Láctea, mientras que apenas hay formas lenticulares. ¿Por qué? Un equipo de la Universidad de Durham dirigido por el investigador español Vicent Quilis tiene una respuesta.Los astrofísicos llevan tiempo intentando reconstruir una historia de evolución morfológica que de cuenta de este singular censo galáctico, es decir, que intente explicar cómo unas galaxias se han ido convirtiendo en otras en los últimos 5.000 millones de años. Ha habido propuestas, como la fusión de galaxias o las interacciones gravitatorias, pero ninguna plenamente convincente porque no dan explicación a todas las características observadas en galaxias de uno y otro tipo y del medio intergaláctico. Por ejemplo, un mecanismo puede explicar la evolución formológica de una galaxia espiral a una lenticular, pero no logra explicar por qué se interrumpe la formación estelar.

Modelo

Quilis y sus colegas han hecho el primer modelo, una simulación numérica, tridimensional, de alta resolución en el que una galaxia espiral evoluciona en un plazo de cien millones de años hasta convertirse en una lenticular al moverse por el material caliente ionizado que hay entre las galaxias en los conjuntos de éstas.

En el modelo, presentado en la revista Science (2 de junio), la materia fría que hay entre las estrellas de la galaxia espiral interactúa con la materia caliente del conjunto de galaxias y la presión generada arranca todo el gas hidrógeno. Los procesos que se simulan en este modelo explican los rasgos clave que se observan en las galaxias lenticulares, con sus gruesos discos homogéneos sin evidencia de procesos recientes de formación estelar.

Los investigadores han probado su modelo con una galaxia con los componentes típicos de una espiral luminosa como nuestra Vía Láctea o Andrómeda, con las estrellas embebidas en materia oscura. Y en la simulación han hecho que la galaxia interactúe con el medio intergalactico en diferentes configuraciones geométricas, velocidades, densidades de gas y estructuras. Su conclusión es que el proceso analizado de interacción de la galaxia con el medio intergaláctico"tiene todas las propiedades requeridas para explicar la rápida transformación de galaxias espirales en lenticulares observada en grupos distantes".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS