España se apunta a la cooperación reforzada sin aclarar con qué modelo

El jefe del Gobierno español, José María Aznar, quiso ayer convertir en una decisión de mera rutina el acuerdo del Consejo Europeo de incluir las cooperaciones reforzadas en la agenda negociadora de la reforma del Tratado de Amsterdam, en contra de lo que España defendía desde hace tiempo.Apenas unos días después de alertar, junto a Tony Blair, sobre los peligros de fomentar una Europa a dos velocidades -el mayor peligro que se deriva de fomentar ese mecanismo jurídico-, Aznar pareció apuntarse ayer a lo contrario. "No ha habido ninguna sorpresa. Sabemos desde hace cuatro meses cuáles son los temas de la reforma del Tratado, incluido el tema de las cooperaciones reforzadas", afirmó. Desmintió así todas las tesis defendidas por la cúpula de la Administración española en Bruselas, que siempre ha renegado de la propuesta franco-alemana de eliminar la existencia del derecho de veto para desencadenar ese mecanismo jurídico y se ha opuesto también a eliminar el criterio de que en una cooperación reforzada participen al menos la mitad de los Estados miembros.

Pero Aznar no explicó cuál es su modelo. No aclaró si apoya ahora el proyecto franco-alemán de eliminar el veto. "No le voy a explicar a usted cuáles son nuestras armas negociadoras", dijo. Aznar destacó también el impulso dado por Consejo Europeo a las decisiones tomadas por la cumbre de la nueva economía, en marzo pasado en Lisboa. Los Quince dieron un repaso a cada uno de los capítulos de Lisboa, desde el Plan e-Europe 2002 para impulsar el comercio electrónico hasta la Carta Europea de las Pequeñas y Medianas Empresas, pasando por recordar que reducir los costes del acceso a Internet antes de final de año es una prioridad. Acordaron que la Comisión presente un informe sobre la evolución de los mercados de la energía, y que en octubre próximo presente unas conclusiones definitivas sobre el objetivo de un cielo único europeo en materia de transporte.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS