Las ONG critican la "degradante situación" de los refugiados

"Somos seres humanos, nos desplazamos porque queremos vivir. Pedimos a la gente y a los gobiernos que miren lo que pasa en Liberia, Ghana, Ruanda o el Congo. Allí no se puede vivir, por eso huimos y pedimos asilo". Así expresó ayer su situación Simon Kelbaba, natural de Camerún, presidente de la Asociación Afrovasca en Bilbao y refugiado desde hace nueve años en Euskadi. Dicha organización fue una de la treintena de ONG, agrupaciones sociales e instituciones públicas que suscribieron ayer un manifiesto con motivo de la conmemoración del Día del Refugiado Africano.En una conferencia de prensa en la que también estuvieron presentes representantes de la oficina del Ararteko, del Gobierno vasco, Ayuntamiento de Bilbao, CEAR, ACNUR y otras organizaciones, el director general de control y actuaciones institucionales de la Diputación vizcaína, Juan Carlos Royuelo, leyó el manifiesto en el que reclaman solidaridad de los sectores sociales ante "la degradante situación" de quienes deben escapar de su país.

El manifiesto muestra la esperanza de que no se sigan vulnerando los derechos humanos y se condenan los actos de xenofobia y racismo que se dan contra las poblaciones desplazadas, "especialmente hacia las que residen entre nosotros". Los firmantes del escrito destacaron la importancia de trabajar en pro de la tolerancia, del respeto, del mestizaje y de la interculturalidad, así como la necesidad de procurar que la integración sea fácil y enriquecedora para todos.

Para festejar el Día del Refugiado Africano, la plaza del Arenal de Bilbao acogerá el próximo 24 de junio distintos actos lúdicos; habrá talleres, música, juegos infantiles, puestos de tatuaje y té, fútbol y una comida típica africana. En la comunidad autónoma residen entre 700 y 850 refugiados del continente africano, según datos de CEAR.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS