SERVICIOS SOCIALES

Los inmigrantes rumanos de Valencia siguen sin tener alojamiento

Los 80 inmigrantes rumanos desalojados el martes de una pensión de Valencia, que fue cerrada por el Ayuntamiento por no reunir las mínimas condiciones higiénicas, se disponían ayer a pasar la noche, por segundo día consecutivo, en los jardines de la plaza del Ayuntamiento. La organización no gubernamental SOS Racisme insistió ayer, por boca de su abogado, Francisco Solans, en la falta de previsión del Ayuntamiento al no haber dispuesto alojamientos alternativos para los inmigrantes rumanos de etnia gitana desalojados, entre los que hay una treintena de niños de corta edad. "Creemos que el Ayuntamiento debería haber aplicado medidas excepcionales al tratarse de una situación excepcional", señaló ayer Solans, quien pidió a los responsables municipales un mayor esfuerzo para solucionar el problema.La concejal de Servicios Sociales, Marta Torrado, dijo ayer que los inmigrantes han "rechazado" las ofertas realizadas desde el Ayuntamiento. Torrado propuso distribuir los extranjeros entre la Casa de la Caridad, San Juan de Dios y Hogar Social Juvenil (Hosoju) en Aldaia, pero esta opción suponía la separación de las familias afectadas, razón por la que los inmigrantes declinaron aceptarla.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS