Los técnicos convencen a Florentino para que Redondo siga en el Madrid

La discusión está a un paso de cerrarse. Redondo no quiere irse, los técnicos del Madrid, con Del Bosque a la cabeza, no quieren que se vaya, y Florentino Pérez, que no veía con malos ojos la venta del jugador al Milan, no ha tenido más remedio que dar marcha atrás. Mientras, algunas peñas se han mostrado dispuestas a manifestarse en contra del posible traspaso. Ayer, Pirri y Amancio, enviados por el presidente, acudieron a Nyon para conocer de primera mano la opinión de Del Bosque. Tras la reunión, Pirri fue elocuente: "Redondo no está en venta".

Más información
El Madrid pierde 4-3 con el Servette suizo

La oferta del Milan

Marcha atrás. A Florentino Pérez no le ha quedado más remedio que olvidarse, de momento, de su pretensión de vender a Fernando Redondo al Milan. El jugador se ha negado a irse y Del Bosque se ha negado a que se vaya. "No está en venta", dijo ayer Pirri tras reunirse con el técnico. Incluso Berlusconi, propietario del Milan, pareció arrojar la toalla: "Lástima que no quiera irse del Madrid, porque Redondo era un viejo sueño", se lamentó ayer. Mientras, Florentino Pérez insistía en que no quiere hacer declaraciones al respecto, pero negaba de manera tajante haber vendido al jugador.El presidente envió a Nyon a Amancio, vocal de la junta directiva, y a Pirri, director deportivo, para que hablaran con Del Bosque y conocieran de primera mano su opinión. A la salida de la reunión, Pirri declaró: "Normalmente las ofertas las reciben los representantes y éstos informan a los clubes. En este caso ha sido al contrario y la oferta nos ha llegado a nosotros, por lo que hemos querido informar al jugador, al que no queremos engañar. Pero no hay caso Redondo. Si Del Bosque le considera imprescindible, se quedará".

Interrogado sobre si en el Madrid de Florentino Pérez prima más el aspecto económico que el deportivo, Pirri señaló: "Sin duda, importa más lo deportivo. Estamos intentando hacer un equipo campeón. Por eso Redondo no está en venta, aunque la oferta que ha recibido el club procedente del Milan sea muy importante. La última decisión, en todo caso, la tiene Del Bosque".

En el debate entraron ayer algunos miembros de la plantilla. Por ejemplo, Morientes, que declaró: "Redondo es imprescindible para nosotros". Florentino Pérez, por contra, además de guardar silencio, considera que en la plantilla no hay demasiados jugadores imprescindibles. "Apenas tres, Roberto Carlos, Raúl y Figo", según declaran fuentes de su entorno.

El presidente, que niega estar dolido con Redondo por haber apoyado públicamente a Lorenzo Sanz en las pasadas elecciones, aceptó de buen grado la oferta de Galliani, vicepresidente del Milan, al que aseguró que el Madrid estaba dispuesto a vender a Redondo. Pero Florentino se ha encontrado sobre su mesa otra oferta, procedente del Inter, que está dispuesto a superar los 3.000 millones que ofrece al Milan y llegar hasta los 3.500. Así se lo hizo saber ayer al Madrid el representante uruguayo Francisco Casal, muy bien relacionado con el Inter desde que se encargó de todos los trámites del fichaje de Álvaro Recoba.

Florentino Pérez, pese a la polémica que ha despertado el asunto, se muestra tranquilo. Piensa que las ofertas que han llegado pueden incrementarse en próximos días, pero no quiere dejar en mal lugar a Del Bosque. Además, ya no es sólo que la medida sea contraria al sentir de buena parte de la afición, como demuestra que ayer se recibieran en el club y en algunos medios de comunicación multitud de llamadas de protesta por parte de algunos aficionados y en las inmediaciones del Bernabéu se lanzasen octavillas en contra del traspaso de Redondo. El caso va a más: varias peñas han decidido acudir hoy al estadio para impedir la venta del jugador.

Florentino Pérez aseguró hace un par de días que la decisión final la tendría Redondo. Y éste le contestó horas después: "Quiero seguir en el Madrid". En vista de ello, Florentino mandó a Nyon a Pirri y Amancio para que hablaran con Del Bosque. Redondo, por su parte, envió a Ricardo Luri, su representante, a Italia, para reunirse con los dirigentes del Milan. La oferta que le trasladaron a Luri es de 645 millones de pesetas netos por cada uno de los cuatro años de contrato, casi el doble de lo que cobra en el Madrid. Sabe que es difícil, pero el vicepresidente del Milan, Adriano Galliani, confía en que la oferta surja su efecto. "Veremos lo que ocurre los próximos días, pero Redondo es el objetivo número uno del Milán", aseguro ayer Galliani, que añadió: "Ha sido, sobre todo, una visita [la de Luri, el representante del jugador] de cortesía, pero nadie vuela de Buenos Aires a Milán para decir no. Ahora la pelota está del lado de Redondo".También en el del Madrid, pero menos después de que Pirri informase ayer telefónicamente a Florentino de sus conversaciones con Del Bosque. Las posteriores palabras de Pirri, en el sentido de que el jugador no estaba en venta, fueron toda una declaración de intenciones y contaban con el visto bueno de Florentino Pérez, resignado a dejar pasar lo que para él supondría hacer un negocio extraordinario.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS