El Madrid negocia con el Chelsea la venta de McManaman y el fichaje del noruego Flo

El Madrid prosiguió ayer en su empeño por conseguir, con una sola operación, resolver dos de sus mayores problemas deportivos. Cómo deshacerse de McManaman y cómo encontrar en el mercado al sustituto de Morientes. El interés del Chelsea por McManaman puede ser la llave que le abra las puerta del Bernabeu al noruego Flo. Ayer, en Montecarlo, se reunieron Amancio Amaro, vocal de la Junta directiva del Madrid, Ernesto Bronchetti, un agente en representación del Chelsea, y Pedro De Felipe, que ha llevado la mayoría de las operaciones emprendidas por el Madrid este verano. Sobre la mesa, una oferta, la del Chelsea por McManaman, que el Madrid desea que en ningún caso sea inferior a los 2.300 millones, la cifra ofrecida por el Middelsbrough hace ya varias semanas. Y otra oferta en sentido contrario: la que el Madrid está dispuesto a hacer por Flo, un futbolista del agrado de los técnicos y que además cumple dos requisitos indispensables: no ocupa plaza de extranjero y Del Bosque quiere un nueve grande y poderoso. El Madrid, según reconoció ayer Pirri al serle preguntado por Marcelo Salas -otro de los nombres barajados-, "no puede fichar jugadores extracomunitarios porque tiene las plazas cubiertas". Bronchetti dijo tras la reunión: "El fichaje de Salas es inviable, porque cobra 600 millones netos anuales, pide 900 por salir del Lazio y su fichaje se elevaría a 5.500; hemos hablado de McManaman, que tiene ofertas del Chelsea, Tottenham y Midlesbrough".El reconocido interés del Chelsea por McManaman, y los problemas que Flo encuentra tras la llegada de Hasselbaink para jugar en el equipo londinense, pueden precipitar la llegada del noruego. El precio de ambos es similar, nunca inferior a los 2.000 millones y nunca superior a los 3.000. A priori, ambas operaciones podrían satisfacer a Madrid y Chelsea. Sólo resta conocer lo que piensan los jugadores. McManaman se ha hartado de decir que no volverá a Inglaterra.

Pero el Madrid aumenta la presión sobre el inglés para que acepte en traspaso. Ayer, antes del entrenamiento, Del Bosque se refirió a la ausencia de McManaman en la lista de convocados y de sus palabras se dedujo que no queda más salida que su abandono del club: "Le quedan varias temporadas de contrato con nosotros, pero en la posición que ocupa en el campo manejamos varias alternativas. Creo que tanto empresarialmente como deportivamente nos interesa que abandone el club, independientemente de que su comportamiento sea exquisito".

Pero esta última frase conciliadora de Del Bosque chocaba con lo manifestado el pasado miércoles por McManaman cuando dijo, textualmente, que "nadie del club me ha informado de nada, el entrenador no me dice que me vaya, el secretario técnico tampoco y el presidente sólo me dice 'hola". Del Bosque señaló: "Se lo hemos dicho con mucha claridad, no ha habido tibieza alguna. Se lo hemos dicho a él y a su representante".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS